Ir a contenido

En pide de lucha

Con cacerolazos y cánticos, los chilenos no acatan el toque de queda

La gente se echó a la calle antes de que llegara la hora de inicio del toque de queda con sus cacerolas y sartenes en la mano

El Periódico

El ruido de los cacerolazos comenzó a replicarse en los jardines y balcones, como ocurría en la época dictatorial.

El ruido de los cacerolazos comenzó a replicarse en los jardines y balcones, como ocurría en la época dictatorial. / @JonathanBahamo7

El ruido metálico de las cacerolas golpeadas y volvió a escucharse en la noche de Chile como protesta contra el toque de queda decretado por el Ejército por los disturbios ocurridos desde el viernes y que tienen a la capital chilena y algunos barrios periféricos en estado de emergencia.

Una forma de manifestación pacífica para demostrar el descontento de la población ante las medidas adoptadas por el Gobierno de Sebastián Piñera para hacer frente al recrudecimiento de las protestas contra la subida del pasaje del Metro de Santiago, alza que fue revertida este sábado por el propio mandatario.

Sin embargo, pese a la suspensión de la polémica medida, las fuertes protestas volvieron a repetirse en la capital chilena con disturbios, incendios y saqueos, por lo que el general de división del Ejército Javiar Iturriaga, encargado del orden público durante el estado de emergencia, ordenó el toque de queda.

La restricción de la libertad de movilidad de las personas entre las 22.00 y las 07.00 hora local (01.00 y 10.00 GMT del domingo) se ha convertido en la primera vez que estos métodos de seguridad pública se implantan desde el final de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

Y con las medidas restrictivas de vuelta también regresaron las formas de expresar el descontento social cuando no se puede acudir a las calles a manifestarse.

La gente se echó a la calle en la tarde de este sábado antes de que llegara la hora de inicio del toque de queda con sus cacerolas y sartenes en la mano para golpearlas con fuerza en cientos de cruces de Santiago.

A medida que la hora de la restricción de libertades se acercaba, el ruido de los cacerolazos comenzó a replicarse en los jardines y balcones, como ocurría en la época dictatorial.

Sin embargo, esta protesta, que fue adoptada por la clase popular de Chile durante los años de Pinochet, se originó en los sectores más pudientes de Santiago como rechazo de la clase burguesa del país al desabastecimiento de productos que se vivió durante el Gobierno de la Unidad Popular del socialista Salvador Allende (1970-1973),

La orden de toque de queda es la última de las medidas tomadas para revertir los desmanes ocurridos en los últimos dos días e implica el despliegue de más unidades del Ejército, que ya había enviado a 500 militares a las calles de la capital desde la madrugada del sábado.

Temas: Chile