Ir a contenido

Cambio climático

Greta Thunberg se manifiesta en Canadá contra la industria petrolífera

Thunberg añadió que "nuestro futuro está en juego" y criticó la dependencia del consumo de petróleo y sus derivados

El Periódico

Thunberg encabezó una manifestación que convocó en Edmonton, a unos 3.300 kilómetros al noroeste de Toronto.

Thunberg encabezó una manifestación que convocó en Edmonton, a unos 3.300 kilómetros al noroeste de Toronto. / Reuters

La joven activista medioambiental sueca Greta Thunberg, de 16 años, participó hoy en la ciudad canadiense de Edmonton, en el corazón de la región petrolera del país, en una manifestación para reclamar acciones contra la crisis climática.

Thunberg encabezó una manifestación que convocó en Edmonton, a unos 3.300 kilómetros al noroeste de Toronto, a miles de personas y que culminó en el centro de la ciudad canadiense.

Pero la presencia de Thunberg a solo unos pocos kilómetros de los mayores yacimientos de petróleo del mundo, enterrados en las llamadas arenas bituminosas de la provincia de Alberta, fue ignorada por las autoridades de la provincia y generó una manifestación de signo contrario.

Centenares de personas, muchos de ellos trabajadores del sector petrolero, se desplazaron a Edmonton en una caravana de decenas de vehículos para protestar la presencia de Thunberg y la falta de apoyo, dijeron, al sector del gas y petróleo del país.

Ambas manifestaciones se desarrollaron sin incidentes.

Los organizadores de la contramanifestación, llamada United We Roll ("Unidos rodamos"), son los mismos que en febrero organizaron una caravana desde Alberta hasta Ottawa, una distancia de 3.450 kilómetros, para apoyar la construcción de oleoductos.

Al final de la manifestación contra la crisis climática, Thunberg se dirigió a los asistentes desde la escalinata del Parlamento de Alberta para agradecer a los estudiantes que "hoy han sacrificado su educación para llamar la atención sobre la emergencia climática y ecológica".

Thunberg añadió que "nuestro futuro está en juego" y criticó la dependencia del consumo de petróleo y sus derivados.

Casi al mismo tiempo que Thunberg se dirigía a los concentrados frente al Parlamento provincial, el primer ministro de Alberta, el conservador Jason Kenney, criticó a los manifestantes que reclamaban acciones contra la crisis climática.

Kenney, un decidido partidario de la explotación sin cortapisas de los yacimientos de crudo de la provincia, recordó durante un discurso en una planta generadora de electricidad que los activistas que se manifestaban en Edmonton habían "recargado sus iPhone" utilizando energía generada con petróleo.

La provincia canadiense de Alberta, en el oeste del país, contiene algunas de las mayores reservas de petróleo del mundo y los yacimientos de las arenas bituminosas suponen el 96 % de las reservas de Canadá. El año pasado, la provincia produjo 2,91 millones de barriles de crudo al día.