21 oct 2020

Ir a contenido

tensión en oriente próximo

Decenas de miles de libaneses exigen en la calle la dimisión del Gobierno

La imposición de nuevos impuestos y la corrupción de las élites desata la ira de la población en todo el país

Dos sirios mueren asfixiados por el humo de un incendio provocado por manifestantes en el centro de Beirut

Ana Alba

Manifestantes se enfrentan con las fuerzas antidisturbios en Beirut este viernes.

Manifestantes se enfrentan con las fuerzas antidisturbios en Beirut este viernes. / AP / HASSAN AMMAR

Decenas de miles de libaneses han exigido este viernes la dimisión del Gobierno y han mostrado su cólera contra una élite política a la que acusan de corrupción y de haber arruinado y saqueado la economía del país.  Los manifestantes, de todas las comunidades y que han tomado las calles de diferentes poblaciones, han pedido "la caída del régimen" en las protestas más multitudinarias desde el 2015, cuando se produjo la crisis de la recogida de basuras.

Todas las confesiones religiosas y clases sociales se han unido contra el Gobierno liderado por el musulmán suní Saad Hariri y para exigir también la dimisión del presidente del Líbano, el cristiano Michel Aoun, y del presidente del Parlamento, el chií Nabih Berri.

Según la Agencia Nacional de Noticias libanesa, al menos dos personas han muerto y decenas han resultado heridas durante las protestas. Las víctimas mortales son dos obreros sirios que se asfixiaron por el humo de un incendio provocado por un grupo de manifestantes en el centro de Beirut.

"La revolución del Whatsapp"

Por segundo día consecutivo, los manifestantes se han concentrado en diversas poblaciones libanesas después de que las autoridades anunciaran que aprobarían un impuesto de 20 centavos de dólar por día para las llamadas por redes sociales como WhatsApp, Facebook o Viber con el fin de incrementar los ingresos estatales. La propuesta se retiró poco después de que empezaran las protestas, pero el gesto no ha servido de mucho porque, en realidad, esta medida era solo la chispa que encendió las manifestaciones, la llamada "revolución del Whatsapp"

El Gobierno de Hariri decidió aplicar también una nueva tarifa a los productos del tabaco, tanto local como importado, y aumentar el impuesto al valor agregado (IVA) en 2 puntos en el 2021 y otros 2 puntos adicionales en el 2022 para alcanzar el 15%.

El Líbano, que sufrió una cruenta guerra civil entre 1975 y 1990, tiene una deuda de unos 86.000 millones de dólares, más del 150 % del PIB, una de las mayores del mundo. Además, la población sufre cortes diarios de agua y electricidad.

Los desacuerdos políticos para aprobar los presupuestos para el 2020 bloquean 11.000 millones de dólares comprometidos por la comunidad internacional en la conferencia de París de abril del 2018.

Cansancio general

El crecimiento económico se ha visto afectado por el conflicto regional y la inestabilidad. El desempleo entre los menores de 35 años es del 37%. El país acoge a un millón de refugiados sirios que huyeron de la guerra en su país natal desde el 2011. En las protestas, en las que se han organizado barricadas, se han quemado neumáticos y se han cortado calles, los manifestantes han cantado consignas contra el Gobierno "corrupto".

"¡Revolución, revolución!" y "El pueblo pide la caída del régimen" han sido otros de los eslóganes más coreados en las protestas, en las que se ha llamado "ladrón" a Aoun. En el Líbano, insultar al presidente está castigado con la cárcel.

"Todo el mundo está cansado de esto, la situación es horrible, la gente no tiene dinero, la gente se desmorona, nos ponen impuestos, impuestos, impuestos", ha señalado Samir Shmaysri, un peluquero de 39 años, a la televisión catarí Al Jazeera, en la plaza de los Mártires de Beirut, donde se ha celebrado una de las concentraciones más importantes.

Temas Líbano