04 abr 2020

Ir a contenido

NEGOCIACIONES 'IN EXTREMIS'

La UE apura los plazos para cerrar el acuerdo del 'brexit'

Los equipos negociadores de Bruselas y Londres siguen intentando cerrar un pacto antes de la cumbre del jueves y viernes

Silvia Martínez

El negociador europeo para el ’brexit’, Michel Barnier,

El negociador europeo para el ’brexit’, Michel Barnier, / VIRGINIA MAYO (AP)

El plazo límite es el 31 de octubre. Ese día, si un tercer aplazamiento no lo impide, el Reino Unido se convertirá en un país tercero. Haya acuerdo o no lo haya. Sea de forma ordenada o caótica. A 15 días de esa fecha, la sensación en Bruselas es de "prudente optimismo", de que el acuerdo está a la vista y de que "hay progresos" hacia un divorcio amistoso. Lo que al filo de la medianoche del martes no estaba claro es si los avances en la negociación serán suficientes para culminar este proceso durante la cumbre de líderes europeos este próximo 17 y 18 de octubre. 

"Aunque el acuerdo será difícil, cada vez más difícil, todavía es posible esta semana", ha asegurado el negociador europeo, Michel Barnier, este martes poco antes de informar a los Veintisiete ministros de Asuntos Europeos del estado de las conversaciones y antes de una nueva maratoniana jornada de negociaciones en Bruselas con el equipo negociador de Boris Johnson, que proseguía esta medianoche en el cuartel general de la Comisión Europea.

"Obviamente ese acuerdo deberá funcionar para todos: todo el Reino Unido y toda la UE", ha explicado el político francés que ha insistido en que ha llegado la hora de trasladar "las buenas intenciones" expresadas en las últimas semanas a "un texto legal" que garantice la operatividad del acuerdo desde el primer día.

Aunque no han trascendido los detalles, las posiciones se habrían acercado hacia el acuerdo tras nuevas concesiones del Reino Unido para evitar una frontera física en la isla de Irlanda (que estaría en el mar de Irlanda) y garantizar controles aduaneros que eviten problemas de fraude. Otros puntos de fricción durante estas últimas horas se refieren a la capacidad de veto del Parlamento de Irlanda del Norte en relación al mantenimiento del territorio norilandés alineado a los estándares europeos y el tipo de relación futura entre el Reino Unido y la UE.

Negociación complicada

Las soluciones planteadas hasta ahora por Londres son extremadamente complicadas y dejan numerosos puntos vulnerables que preocupan en Bruselas, como el eventual fraude en el IVA. De ahí la insistencia de Barnier en lograr progresos suficientes a tiempo para consultar este miércoles con los embajadores permanentes –la reunión está prevista a las 14 horas- y recibir el aval previo de la Comisión Europea

De lo contrario no será posible refrendar el acuerdo en la cumbre de esta semana ya que no habrá negociaciones entre los líderes europeos. "Si logramos un acuerdo esta noche (por el martes) será posible ir al Consejo (Europeo) y al Parlamento británico. Pero no será fácil. Tenemos algunas líneas rojas", ha recordado el ministro de Exteriores belga, Didier Reynders. Su colega francesa, Amélie de Montchalin, ha reiterado que Francia quiere un acuerdo pero "no a cualquier precio" y que garantizar el mercado interior y la paz en Irlanda son cruciales. 

¿Tercera prórroga?

Si Frost y Barnier no consiguen desbloquear la pelota quedará de nuevo en manos del Gobierno británico. Su primer ministro, Boris Johnson, ha dejado claro que no piensa pedir una tercera prórroga, a pesar de que está obligado por la ley Benn si no hay acuerdo para el 19 de octubre. "Podemos seguir más allá de la cumbre y continuar con las conversaciones la próxima semana. Es posible porque el Reino Unido no debe salir de la UE hasta finales de mes", ha reconocido el ministro de Exteriores irlandés, Simon Coveney

Desde Dublín, su primer ministro, Leo Varadkar, se ha mostrado también cauteloso pero optimista. "Las indicaciones iniciales son que estamos haciendo progresos en la buena dirección", ha valorado. “Veremos como se desarrolla en los próximos días. Si podemos lograr un acuerdo el jueves o viernes. Si la Cámara de los Comunes vota a favor de un voto indicativo favorable al acuerdo el sábado podría no llegar a ser necesaria una extensión”, ha indicado desde Dublín. Un escenario, el de la extensión, cada vez más probable haya acuerdo o no lo haya, según han indicado fuentes alemanas.