Ir a contenido

LA ENCRUCIJADA BRITÁNICA

La UE y Londres intensifican las negociaciones para desbloquear el 'brexit'

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, dice haber recibido "señales prometedoras" de que el acuerdo es posible

El negociador jefe de la UE, Michel Barnier, confirma que las "discusiones técnicas" continuarán durante todo el fin de semana

Silvia Martinez

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y el primer ministro británico, Boris Johnson, en un encuentro en la sede de Naciones Unidas, el pasado septiembre. 

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y el primer ministro británico, Boris Johnson, en un encuentro en la sede de Naciones Unidas, el pasado septiembre.  / STEFAN ROUSSEAU (DPA)

“El 'brexit' es como subir una montaña. Necesitamos vigilancia, determinación y paciencia”, ha resumido elocuentemente este viernes el negociador jefe de la UE, Michel Barnier, a la salida de su reunión con el secretario de Estado británico, Steve Barclay. El encuentro no ha servido para desatascar el ‘brexit’, ni para concretar la fórmula que permita una salida ordenada del Reino Unido el próximo 31 de octubre, pero sí ha devuelto una cierta esperanza al mayor quebradero político de la UE y ha sentado las bases para intensificar los contactos antes de la cumbre del 17 y 18 de octubre.

“Intensificaremos las discusiones técnicas con el Reino Unido durante los próximos días con espíritu constructivo y continuaré informando al Parlamento Europeo y a los estados miembros. La Unión Europea hará todo lo posible por un acuerdo en línea con nuestros principios”, ha anunciado el político francés tras informar a los 27 embajadores permanentes de la UE del resultado del encuentro.

La Unión Europea había dado de plazo a Londres hasta este viernes 11 de octubre para presentar nuevas propuestas. “Hace una semana le dije (a Boris Johnson) que si no había propuestas para hoy anunciaría públicamente que no hay más oportunidades para un acuerdo en el próximo Consejo Europeo”, ha explicado desde Nicosia el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk. Este ultimátum no se ha producido. 

"Señales prometedoras"

El motivo: el giro inesperado durante el encuentro el jueves entre el primer ministro irlandés, Leo Varadkar, y su homólogo británico, Boris Johnson, que ha permitido insuflar nuevas ilusiones a una negociación que a principios de semana parecía al borde del colapso. Ambos dirigentes emitieron un comunicado en el que aseguraban “ver un camino hacia un posible acuerdo” lo que ha ofrecido, a juicio de Tusk, “señales prometedoras” de que un acuerdo es posible. 

La reunión de dos horas de este viernes entre Barnier y Barclay, descrita por ambas partes como “constructiva”, ha confirmado que la UE no tira la toalla y que sigue existiendo un pequeño margen para un acuerdo. “Hay elementos que permiten continuar los esfuerzos para buscar un resultado positivo”, han valorado fuentes diplomáticas tras autorizar a Barnier a intensificar las negociaciones. “Hay que utilizar la más mínima oportunidad” porque “un 'brexit' sin acuerdo nunca será la elección de la UE”, ha afirmado Tusk.

La intención de ambos equipos es celebrar discusiones técnicas durante todo el fin de semana y hacer un balance el lunes, antes del Consejo de Asuntos Generales del martes que servirá para preparar la cumbre de finales de semana. La UE, en todo caso, avisa de que su posición no ha cambiado: “Tiene que haber una solución legalmente operativa que evite una frontera dura en la isla de Irlanda, que proteja la economía de toda la isla y el Acuerdo de Viernes Santo, y que salvaguarde la integridad del mercado único”, ha señalado la Comisión Europea en un comunicado.