11 jul 2020

Ir a contenido

CRISIS EN ORIENTE PRÓXIMO

Los republicanos cuestionan a Trump y proponen sanciones contra Turquía

El presidente resta importancia al apoyo kurdo afirmando que no ayudaron a EEUU en la segunda guerra mundial

Ricardo Mir de Francia

El presidente de EEUU, Donald Trump, durante un acto en Florida el pasado 3 de octubre.

El presidente de EEUU, Donald Trump, durante un acto en Florida el pasado 3 de octubre. / PAUL HENNESSY (POLARIS)

La decisión del presidente de Estados Unidos de retirar a sus tropas del noreste de Siria para no interferir en la operación militar turca contra los kurdos ha levantado una oleada de críticas en las filas republicanas, así como entre sus aliados evangélicos, justo cuando más apoyo necesita el mandatario para resistir el proceso de destitución que enfrenta en el Congreso. Los conservadores le han reprochado que haya "abandonado a los kurdos", que han sido los mejores aliados de EEUU en el conflicto sirio, al dar luz verde a la invasión turca, una decisión que han definido como "inmoral" y "el peor error de su presidencia". Con apoyo demócrata, sus correligionarios han introducido un proyecto de ley en el Congreso para sancionar a Turquía con medidas punitivas como un veto a las transferencias de armas.

Es muy poco habitual que los republicanos se desmarquen de Donald Trump, un presidente que, por encima de todo, exige lealtad a sus aliados políticos. Pero esta vez se ha quedado prácticamente solo. Las críticas no solo le han llovido desde el ala neoconservadora del partido, también han sido abrazadas por sus líderes en el Congreso y la caja de resonancia del electorado evangélico, que ve en los kurdos el mejor escudo para proteger a los cristianos de la región. "El presidente corre el riesgo de perder el mandato divino", ha dicho el influyente telepredicador y aliado del presidente, Pat Robertson. "Una retirada precipitada de las tropas estadounidenses de Siria solo beneficiará a RusiaIrán y el régimen de Asad y aumentará el riesgo de que el ISIS se reagrupe", afirmó Mitch McConnell, el líder conservador en el Senado.

El rechazo a la postura de Trump, anunciada el lunes en las redes sociales sin debate previo y tras hablar por teléfono con el presidente Erdogan, la comparte también el Pentágono y sus aliados europeos. Entre otras cosas temen que la incursión turca desmovilice a las fuerzas kurdas que custodian a los cerca de 11.000 militantes del Estado Islámico apresados en sus cárceles y facilite su liberación.

Normandía

Trump ha tratado de matizar su posición en las últimas horas al afirmar que EEUU "no respalda el ataque" y "ha dejado claro" a Ankara "que esta operación es una mala idea". Como ya hizo días antes, ha amenazado con destruir la economía turca si sus tropas masacran a los kurdos y ha dicho que apoyará las sanciones cocinadas en el Congreso si no les dan un trato humano. Pero al mismo tiempo, ha restado importancia a los sacrificios kurdos para proteger los intereses estadounidenses en Siria. "Los kurdos no nos ayudaron en la segunda guerra mundial, no nos ayudaron en Normandía", ha asegurado, al tiempo que ha insistido en que pretende acabar con "las guerras sin sentido" de EEUU en Oriente Próximo.