Ir a contenido

REINO UNIDO EN LA ENCRUCIJADA

Tusk estalla de nuevo por el 'brexit'

El presidente del Consejo Europeo acusa al primer ministro británico, Boris Johnson, de iniciar "un juego estúpido de culpas"

Silvia Martinez

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y el primer ministro británico, Boris Johnson, en un encuentro en las Naciones Unidas el pasado septiembre.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y el primer ministro británico, Boris Johnson, en un encuentro en las Naciones Unidas el pasado septiembre. / STEFAN ROUSSEAU (DPA)

A menos de tres semanas para la fecha de salida del Reino Unido de la UE y a nueve días de una cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la UE clave para el futuro del 'brexit', el juego de culpas contra Bruselas ya ha empezado y las espadas vuelven a estar en lo más alto. El supuesto relato de la conversación telefónica mantenida este martes entre el primer ministro británico, Boris Johnson, y la cancillera alemana, Angela Merkel, y filtrado por fuentes del Gobierno británico a la prensa del país, ha provocado una airada reacción del presidente del Consejo Europeo.

"Lo que está en juego no es un juego estúpido de culpas. Lo que está en juego es el futuro de Europa y del Reino Unido así como la seguridad y los intereses de nuestros ciudadanos. No quieres un acuerdo, tampoco quieres una prórroga, no quieres revocar (el artículo 50 que regula la salida). Quo vadis?", ha interpelado Donald Tusk a través de su cuenta de twitter al mandatario británico, que esta tarde recibe en Londres al presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli. Tusk por su parte se verá en Berlín con Merkel.

"Es difícil estar en desacuerdo", respondía al polaco minutos después el ministro de exteriores irlandés, Simon Coveney, que ve en el mensaje de Tusk la enorme frustración que existe en la UE tras una propuesta de Londres insuficiente y que no supone una base de negociación, tal y como les transmitió la semana pasada a los embajadores de los 27 el negociador europeo, Michel Barnier. "Seguimos abiertos a finalizar un acuerdo del 'brexit' que sea justo pero necesitamos que el Gobierno del Reino Unido quiera trabajar con la UE para lograrlo", ha explicado el irlandés.

Desconfianza en Londres

Ahí radica el problema. La desconfianza en Bruselas hacia Johnson es total y más tras la filtración del contenido de la supuesta conversación telefónica que nadie ve creíble haya salido de beca de una dirigente que mide al milímetro sus declaraciones como es la cancillera Merkel. Según ese mensaje, la conservadora alemana habría transmitido a Johnson que un acuerdo es "abrumadoramente improbable", que si Alemania quisiera salir de la UE no tendría ningún problema pero que el Reino Unido no puede hacerlo sin que Irlanda del norte se quede en la Unión aduanera, y que la UE está lista para torpedear el acuerdo de Viernes Santo.

"Se refiere a comentarios que no he visto que la cancillera haya confirmado", ha dicho la portavoz del Ejecutivo comunitario, Mina Andreeva, sobre el contenido de la conversación. "Puedo confirmar que la cancillera alemana ha hablado con el primer ministro británico por teléfono esta mañana. Como es habitual no informamos sobre ese tipo de conversaciones confidenciales", se ha limitado a señalar el portavoz de Merkel, Steffen Seibert.

Siguen las negociaciones técnicas

Pese al evidente estallido de Tusk, las negociaciones técnicas, según ha confirmado Andreeva, prosiguen en Bruselas. "No veo cómo podrían estar rotas las conversaciones si están teniendo lugar hoy y continuarán en los próximos días para dar precisamente la oportunidad a Reino Unido de presentar sus propuestas en más detalle", ha explicado Andreeva sobre unas propuestas alternativas que de momento no ofrecen suficientes garantías de llegar a un acuerdo operativo que proteja el acuerdo de paz de Viernes Santo y el mercado interior.

Según ha avanzado la portavoz, el negociador europeo acudirá este miércoles a informar del estado de las conversaciones ante el colegio de comisarios mientras que el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, comparecerá por la tarde en la sesión plenaria de la Eurocámara que tiene previsto preparar la próxima cumbre de líderes del 17 y 18 de octubre.