22 sep 2020

Ir a contenido

REFORMA CONTROVERTIDA

Italia aprueba la ley para reducir el número de parlamentarios

El recorte de escaños es de 945 a 600, lo que supone un ahorro de 81,6 millones de euros para el Estado

Rossend Domènech

Di Maio (centro) y otros políticos rasgan una pancarta ilustrativa sobre la reforma para reducir el número de parlamentarios en Italia.  

Di Maio (centro) y otros políticos rasgan una pancarta ilustrativa sobre la reforma para reducir el número de parlamentarios en Italia.   / MASSIMO PERCOSSI (EFE)

El Congreso italiano ha votado este martes el recorte de los parlamentarios de 945 a 600, lo que supondrá un ahorro de 81,6 millones de euros para el Estado. Pese a que han aprobado la iniciativa prácticamente todos los partidos, algunos políticos conservadores e incluso de izquierdas han considerado que se trata de una "reforma demagógica", mientras que los electores en las circunscripciones del extranjero lamentan que ahora estarán "menos representados". En la del norte de las Américas, por ejemplo, que abarca desde Alaska hasta Panamá, pasarán de dos representantes a uno solo.

Dicha reforma, aprobada por 553 votos favorables y 14 en contra,  era la condición previa que los antisistema del Movimiento 5 Estrellas (M5S) habían puesto a los progresistas del Partido Demócrata (PD) para formar un nuevo gobierno después del fracaso de la mayoría anterior formada con el M5S y la Liga de Matteo Salvini.

Como prevé la Constitución, la ley de reforma parlamentaria ya había sido aprobada tres veces por los parlamentos anteriores y faltaba solo la cuarta y última. Italia era el segundo país de la UE con más parlamentarios, con 945. La única posibilidad para revocarla es convocar un referéndum popular, a través de 500.000 peticiones de electores o de los gobiernos de cinco autonomías.

Nueva norma

La disminución de escaños comportará de rebote la elaboración de una nueva ley electoral para asegurar que, con menos parlamentarios, los votantes y las circunscripciones electorales tengan igual representación. De hecho, la reforma aprobada conlleva un documento por el que la mayoría se compromete a presentar antes de diciembre un proyecto de ley electoral, adaptada a la nueva situación con algunas novedades. Entre ellas, figura el aumento de las mujeres candidatas en las elecciones.

En vísperas de la votación, la Liga de Salvini, que ha votado a favor,  paradójicamente ya ha presentado al Supremo las firmas para convocar un referéndum abrogativo. La razón es que, con la disminución de los parlamentarios, la ley electoral deberá ser casi automáticamente solo proporcional (ahora es mayoritaria en un 75%), lo que impediría de hecho una futura victoria de la Liga.

Los conservadores, que en las tres votaciones anteriores de la reforma habían votado a favor, también se han adherido al voto final.  La extrema derecha de Hermanos de Italia (FdI) había añadido al cambio la elección directa de presidente de la República, idea que ha sido rechazada. Los únicos que no han votado y han optado por protestar frente al Congreso han sido los parlamentarios de +Europa de Emma Bonino. Todos los diputados contrarios a la reforma consideran de maneras distintas que la reducción del número disminuirá la representación de las minorías del país en el Parlamento.