Ir a contenido

GOLPE POLICIAL EN LAGOS

Rescatadas 23 víctimas de trata en una 'fábrica de hacer bebés' en Nigeria

Las mujeres fueron secuetsradas y obligadas a quedarse embarazas y vender a sus recién nacidos

El 80% de las mujeres y niñas nigerianas son potenciales víctimas de explotación sexual en Europa

Efe

Mujeres africanas, con sus bebés.

Mujeres africanas, con sus bebés. / AP

 La Policía de Nigeria rescató a 19 mujeres embarazadas y 4 niños víctimas de trata de seres humanos en una "fábrica de hacer bebés" en la ciudad de Lagos, donde eran obligadas a quedarse embarazas y vender a sus recién nacidos, según dijo este lunes un portavoz policial.

Las embarazadas rescatadas tenían entre 15 y 28 años y procedían de zonas rurales del sur de Nigeria, de donde eran llevadas a la capital comercial -la segunda ciudad más grande de África-, bajo promesas de trabajo como trabajadoras del hogar.

Sin embargo, las jóvenes acababan en lo que se denomina localmente como "fábricas de bebés", según detalló el portavoz de la Policía, Bala Elkana, a la Agencia de Noticias Nigeriana (NAN).

Abusos

Tras dar a luz, a las mujeres se les pagaba unos 1.400 dólares si el bebé era niño y unos 800 dólares si era niña. Las compradoras, por su parte, son mujeres infértiles. La Policía ha detenido a dos sospechosos de estos abusos y está buscando a una mujer, presunta responsable de la red.

En 2017 se produjo un aumento del 600 % en el número de posibles víctimas de trata sexual llegadas por mar a Italia, la mayoría de ellas desde Nigeria, según los últimos datos disponibles de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Esta organización estima que el 80% de las mujeres y niñas nigerianas, con cifras que se dispararon de 1.454 en 2014 a 11.009 en 2016, constituían potenciales víctimas de explotación sexual en las calles y burdeles de Europa.

Pobreza extrema

En 2018, Nigeria desbancó a la India como el país con el mayor número de personas viviendo en pobreza extrema -más de 99 millones- lo que junto a la exclusión, la desigualdad de género, la corrupción y la violencia lo convierten en lugar predilecto para traficantes.

La semana pasada, alrededor de 400 niños y hombres, algunos de apenas cinco años y muchos encadenados y marcados por los golpes, fueron rescatados de un edificio en la ciudad norteña de Kaduna que pretendía ser una escuela islámica.