Ir a contenido

revuelo en la casa blanca

Los demócratas tratan de acelerar los tiempos del 'impeachment'

Sus diputados confían en tener listos los 'cargos' contra el presidente en seis semanas

Ricardo Mir de Francia

La presidenta de la Cámara de Representante, la demócrata Nancy Pelosi.

La presidenta de la Cámara de Representante, la demócrata Nancy Pelosi. / EFE / JIM LO SCALZO

El proceso para forzar la destitución de Donald Trump no empezará formalmente hasta que la Cámara de Representantes vote los "artículos del 'impeachment'", el equivalente a los cargos que se le imputan al presidente. Esos ‘cargos’ son todavía una incógnita, pero los demócratas están tratando de acelerar los tiempos para construir el caso cuanto antes y evitar que el proceso se solape con los momentos cruciales de la campaña electoral del 2020.

Las previsiones más optimistas de sus legisladores apuntan a que los cargos podrían estar listos en un mes o seis semanas, lo que serviría para que se voten a finales de octubre o principios de noviembre. Hasta entonces la investigación de ‘impeachment’, que servirá para recabar información y respaldar las acusaciones, será liderada por el Comité de Inteligencia de la Cámara baja.

La consigna dentro del partido pasa por centrar casi exclusivamente la investigación en la polémica de Ucrania, apoyándose tanto en el memorando de la llamada entre Trump y el presidente ucraniano, como en la denuncia del informante de la CIA que destapó el caso al detectar posibles irregularidades en las gestiones del presidente para que Kiev investigase a uno de sus rivales políticos. A esa línea argumental hay que sumar las órdenes que, según la denuncia, dio la Casa Blanca para ocultar la transcripción de la llamada. “Aquí hubo encubrimiento”, ha dicho la líder demócrata, Nancy Pelosi. 

Testimonio del informante

Aunque la mayoría de legisladores se acogerán al receso en el Congreso para pasar en sus distritos las dos próximas semanas, el Comité de Inteligencia seguirá trabajando en Washington. Su presidente, el demócrata Jerry Nadler, ha afirmado que pretende celebrar audiencias la próxima semana. En lo más alto de sus pretensiones está el testimonio del informante de la CIA. Su identidad está protegida por la ley, de modo que, si acaba declarando, lo hará muy probablemente a puerta cerrada.