Ir a contenido

El 'impeachment' en EEUU: tres precedentes sin éxito

EL PERIÓDICO

El Capitolio de Estados Unidos.

El Capitolio de Estados Unidos. / MANUEL BALCE CENETA (AP)

Antes que contra Donald Trump, solo se han abierto tres procesos de destitución o 'impeachment' contra tres presidentes estadounidenses. Ninguno fue destituido.

Andrew Johnson

El primer proceso de destitución de la historia de EEUU se abrió contra Andrew Johnson, un demócrata sureño que había sido vicepresidente de Abraham Lincoln y que llegó a la presidencia tras el asesinato de este, en 1865. Johnson estaba en guerra contra el Congreso, que aprobó una ley que impedía destituciones en el Ejecutivo sin su consentimiento.

Pero aún así, el dirigente apartó a su ministro de Guerra. La Cámara de Representantes aprobó la apertura de una investigación,  tras lo cual fue declarado culpable de 11 delitos pra su destitución. Era el 24 de febrero de 1868. El 16 de mayo tuvo lugar el voto final en el Senado. Johnson evitó la destitución por un voto. Se mantuvo en el poder pero perdió la investidura de su partido para la elección presidencial siguiente.

Richard Nixon

En 1974 Richard Nixon fue acusado de obstrucción a la justicia y de abuso de poder en el marco de la investigación del 'caso Watergate', el espionaje a la sede del Partido Demócrata en Washington ordenado por el presidente republicano. El 9 de mayo de 1974 comenzaron las audiencias en la comisión judicial del Congreso, que encontraron tres motivos de destitución presidencial (obstucción a la justicia, abuso de poder y desacato al Congreso) y trasladaron el asunto a a la Cámara. Pero Nixon se adelantó a la votación y dimitió el 9 de agosto. El 8 de septiembre, su sucesor, Gerarld Ford le concedió el perdón total.

Bill Clinton

El tercer proceso de destitución contra un presidente de Estados Unidos se inició el 8 de octubre de 1998 contra Bill Clinton, acusado de negar bajo juramente su relación sexual con la becaria de la Casa Blanca Monica Lewinsky, el caso conocido como 'Monicagate'. La Cámara de Representantes votó a favor de la destitución por dos delitos: perjurio y obstrucción a la justicia.

El proceso en el Senado se inició en enero de 1999, pero la destitución no logró el respaldo de las dos terceras partes de la Cámara alta. Bill Clinton su exonerado el 12 de febrero de 1999. Permaneció en el poder hasta el fin de su mandato, en el 2001.