Ir a contenido

HACIA EL 'IMPEACHMENT'

Trump pidió a Ucrania investigar a Biden: "Cualquier cosa que pueda hacer sería genial"

La Casa Blanca difunde a los medios un resumen de la conversación telefónica entre ambos dirigentes

"Se habla mucho sobre el hijo de Biden, que Biden frenó su investigación", le comentó el presidente de EEUU al ucraniano

Ricardo Mir de Francia

El presidente de EEUU, Donald Trump, durante una rueda de prensa en la ONU, este martes.

El presidente de EEUU, Donald Trump, durante una rueda de prensa en la ONU, este martes. / SAUL LOEB (AFP)

Un día después de que la oposición demócrata en el Congreso diera el primer paso para iniciar un proceso de destitución contra Donald Trump, su Administración ha hecho pública la transcripción de la llamada telefónica en el centro de la polémica. El memorando confirma que el líder estadounidense le pidió varias veces a su homólogo ucraniano que investigara a los Biden, tanto al exvicepresidente y candidato demócrata a las elecciones del 2020, Joe Biden, como a su hijo Hunter, quien sirvió durante casi cinco años en la junta directiva de la mayor empresa gasística de Ucrania. Trump insta al presidente Volodymyr Zelensky a ponerse en contacto con su fiscal general y su abogado personal para coordinar la investigación y se ofrece a reunirse personalmente con él una vez Zelensky se muestra favorable a la investigación. 

Documento

Transcripción de la conversación entre Trump y Zelensky facilitada por la Casa Blanca.

Transcripción de la conversación entre Trump y Zelensky facilitada por la Casa Blanca.

“Se está hablando mucho del hijo de Biden, de que Biden frenó la investigación y mucha gente quiere saber qué pasó, de modo que cualquier cosa que pueda hacer con el fiscal general sería genial”, dice Trump durante la conversación. “Biden se jacta de haber frenado la acusación, así que si puede mirarlo… me parece horrible”, añade el republicano. Por entonces su Administración había ya bloqueado casi 400 millones de dólares en ayudas militares a Ucrania, una maniobra que algunos interpretan como una forma de coaccionar al Gobierno de Kiev para que pusiera en marcha la investigación. Trump lo niega. Dice que se hizo únicamente para dejar constancia de su malestar con los europeos, que habrían contribuido menos que EEUU para respaldar a Ucrania.

Fue esa llamada del pasado 25 de julio la que puso en marcha la controversia que ha acabado empujando a los demócratas a abrir una investigación de ‘impeachment’. Unos días después, dos oficiales de la inteligencia estadounidense presentaron una denuncia anónima alertando aparentemente del contenido de la conversación, que demostraría que Trump buscó la ayuda de un país extranjero para perjudicar a uno de sus rivales en la carrera para las elecciones del 2020. La cúpula de inteligencia envió entonces las denuncias de los ‘whistleblowers’ al Departamento de Justicia al considerar que las acciones del presidente podían ser constitutivas de delito, una tesis que Justicia acabó desestimando la semana pasada. 

Obsesiones del líder

La conversación se abrió con las felicitaciones del estadounidense a Zelensky por su reciente victoria electoral. Pero muy pronto deriva en varias solicitudes, que recorren algunas de las obsesiones del líder de la Casa Blanca. “Me gustaría que nos hiciera un favor”, dice Trump en un momento. El presidente le pide entonces que averigüe si Ucrania tiene los servidores pirateados al Partido Demócrata en la campaña del 2016, una teoría que ha promovido el abogado personal del republicano, Rudolph Giuliani. “Me gustaría que les llame (nuestro) fiscal general o que su gente se ponga en contacto con nosotros para llegar hasta el fondo del asunto”, dice Trump. “Cualquier cosa que pueda hacer es muy importante que la haga, si es posible”. 

Los demócratas han acusado al presidente de violar la Constitución al solicitar la ayuda ucraniana para interferir en la política estadounidense. Al anunciar el martes la investigación de ‘impeachment’, su líder en el Congreso, Nancy Pelosi, llegó a decir que las acciones de Trump constituyen “una deshonrosa traición” a la seguridad nacional de EEUU y la integridad de su proceso electoral.