Ir a contenido

TERREMOTO POLÍTICO

Las claves del nuevo escándalo de Trump en EEUU: Ucrania y Biden

El caso desata un terremoto político en Washington y lleva al Congreso a abrir el proceso de 'impeachment' contra el presidente

El Periódico

Donald Trump, en Nueva York, este lunes.

Donald Trump, en Nueva York, este lunes.

La llamada de Donald Trump al presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenski, el pasado julio, en la que el presidente de EEUU habló, como él mismo ha admitido, del exvicepresidente y candidato demócrata Joe Biden ha desatado un auténtico terremoto político en Washington, hasta el punto de que la mayoría demócrata de la Cámara de Representantes ha anunciado la apertura de un proceso de 'impeachment' contra el actual inquilino de la Casa Blanca. Los demócratas acusan a Trump de buscar la injerencia de un país extranjero para influir en las elecciones de EEUU y dañar a Biden, uno de sus rivales más directos.

¿Cómo empezó todo?

El caso estalló el pasado mes de agosto cuando un funcionario de inteligencia estadounidense presentó una queja interna al considerar preocupante el contenido de esa conversación entre Trump y Zelenski. Aunque ni el contenido de la llamada, ni tampoco el de la queja, han visto la luz pública, los medios estadounidenses han ido publicando filtraciones con cuentagotas. La Casa Blanca se niega, por ahora, a hacer público el contenido de esa conversación.

¿Qué pasó en la llamada Trump-Zelenski?

El pasado viernes, 'The Wall Street Journal' publicó en exclusiva que, en el decurso de esa conversación, Trump llegó a pedir a Zelenski hasta en ocho ocasiones que trabajara con su abogado personal, el exalcalde de Nueva York Rudy Giuliani, para investigar a Hunter Biden, hijo del exvicepresidente, al que acusa de corrupción en Ucrania.

La última noticia del caso, publicada este lunes por 'The Washington Post', ha causado conmoción en el país. Según el rotativo,  Trump ordenó a su jefe de Gabinete, Mick Mulvaney, bloquear pagos de casi 400 millones de dólares a Ucrania antes de hablar con Zelenski.

Citando funcionarios conocedores de la cuestión bajo condición de anonimato, 'The Washington Post' explica que la Oficina de Gestión de Presupuesto (OMB, en inglés), que también dirige Mulvaney, trasladó la orden de Trump a los departamentos afectados. Los fondos, una partida de 250 millones de dólares del Pentágono para armamento y otra de 141 millones de dólares para seguridad marítima, ambas aprobadas por el Congreso, fueron finalmente transferidos a Ucrania el pasado 11 de septiembre, casi dos meses después de la conversación entre Trump y Zelenski. Según el diario, el Congreso fue notificado en febrero y otra vez en mayo de que los fondos iban a ser transferidos, pero en ambas ocasiones los pagos no se efectuaron.

¿Qué dice Trump?

Este lunes, en declaraciones durante su visita a la Asamblea General de la ONU, Trump ha negado haber vinculado el pago de millones de dólares en ayuda militar a Ucrania el inicio de una investigación por parte de ese país sobre el hijo de Biden. "No, no lo hice. No lo hice en absoluto. No dije 'tienes que hacer esto o no te voy a dar ayuda'. Yo no haría eso. No haría eso", ha insistido el presidente. 

Trump sí reconoció este domingo haber hablado con Zelenski sobre los Biden, a los que ha calificado de "corruptos", aunque negó haber hecho promesas o haber puesto condiciones económicas. 

¿Qué papel juega Ucrania?

Giuliani lleva meses presionando para que Ucrania investigue la participación de Hunter Biden, en la empresa de gas Burisma, propiedad del oligarca ucraniano Mykola Zlochevsky y de la que el hijo de Biden es miembro de la junta directiva.  Se da la circunstancia de que en el 2016, cuando aún era vicepresidente de Estados Unidos, Biden amenazó con cortar 1.000 millones de dólares en garantías de préstamos a Ucrania si Kiev no despedía al fiscal general ucraniano, Víktor Shokin, que había sido acusado de ignorar la corrupción en su propio país, y que fue finalmente expulsado. Shokin había abierto varias investigaciones contra el oligarca Mykola Zlochevsky, propietario de la compañía de gas Burisma en el momento en el que el fiscal general ucraniano fue despedido. Biden no fue el único dirigente extranjero en pedir la destitución de Shokin.

Biden reaccionó hace tiempo a ese aparente conflicto de interés, al asegurar que se enteró por la prensa de que su hijo estaba en la junta directiva de Burisma, y algunas investigaciones periodísticas señalan que no está claro que Shokin siguiera indagando en el caso de Zlochevsky cuando fue despedido.

¿Qué puede pasar a partir de ahora?

Tras el anuncio de la apertura del proceso de 'impeachment', la Cámara de Representantes deberá estudiar y evaluar la acusación contra Trump y votar. El proceso sigue adelante si lo aprueban como mínimo el 51% de los miembros. El juicio pasa después al Senado, donde para declarar culpable al presidente deben votar al menos dos tercios de los senadores.

En EEUU es ilegal que una campaña política acepte ayudas de países extranjeros. A juicio de los demócratas, una investigación de un país extranjero sobre un candidato estadounidense, como la que Trump parece haber impulsado, sería una de esas ayudas. Y es ilegal que un presidente presione a un líder extranjero para perjudicar a un rival político, como apuntan los medios que sucedió en la conversación entre Trump y Zelenski.

La polémica se parece bastante al 'Rusiagate', el escándalo que ya acompañó al presidente durante los dos primeros años de su mandato. Aquel caso se centró en los contactos que mantuvo su campaña con personalidades rusas cercanas al Kremlin, acusadas por las autoridades estadounidenses de interferir en las elecciones que llevaron al magnate al poder. También entonces la oposición reclamó un 'impeachment' que nunca llegó a producirse.