Ir a contenido

oferta de teherán

Irán tiende la mano a sus rivales del Golfo para evitar el despliegue de tropas de EEUU

El presidente Rohaní tiende "una mano amistoso" a Arabia Saudí en un gesto de distensión en la región

Ana Alba

El presidente iraní, Hasán Rohaníl, el pasado 16 de septiembre en Ankara.

El presidente iraní, Hasán Rohaníl, el pasado 16 de septiembre en Ankara.

El presidente iraní, Hasan Rohaní, se ha mostrado conciliador este domingo y ha tendido la mano a sus rivales del golfo Pérsico, principalmente a Arabia Saudí, para intentar rebajar la tensión y evitar un despliegue de tropas estadounidenses mayor en la región. "Tendemos una mano amistosa a los países vecinos y estamos dispuestos a olvidar sus errores pasados porque hoy la situación es tal que los enemigos del islam y de la región, es decir EEUU y el sionismo (Israel), quieren aprovecharse de la brecha y la división entre nosotros", ha afirmado Rohaní en un gran desfile militar en Teherán.

Washington ha anunciado el despliegue de más tropas en Arabia Saudí y en los Emiratos Árabes Unidos, con el beneplácito de estos países, después de los ataques de la semana pasada contra dos plantas de la petrolera saudí Aramco, de los que Washington acusó a Teherán y que fueron reivindicados por los rebeldes hutíes del Yemen, apoyados por Irán. El mandatario iraní ha anunciado que presentará la iniciativa 'Coalición por la Esperanza y la Paz en Ormuz' en la reunión de la Asamblea General de la ONU, en Nueva York, donde irá mañana.

Rohaní y el presidente estadounidense, Donald Trump, no se reunirán durante la Asamblea, como se había especulado. 
Trump ha asegurado hoy que no mantendrá este encuentro. "Nada está descartado, pero no tengo intención de reunirme con Irán", ha afirmado.

Inminente liberación

Uno de los últimos episodios de tensión en el Golfo Pérsico fue el arresto del petrolero Stena Impero, de bandera británica pero propiedad de una empresa sueca, el pasado 19 de julio. El barco fue detenido por la Guardia Revolucionaria de Irán en el Estrecho de Ormuz por presuntas violaciones marítimas, dos semanas después de que el Reino Unido incautara un buque iraní frente a Gibraltar, liberado en agosto.

El canal de televisión sueco SVT ha citado hoy al presidente ejecutivo de Stena Bulk, Erik Hanell, que ha asegurado haber recibido información sobre la liberación inminente del barco.