Ir a contenido

ESCALADA DE VIOLENCIA

Al menos 50 muertos, la mayoría civiles, en dos ataques en Afganistán

El más mortífero fue afectuado por un dron estaodunidense y acabó con la vida de 30 campesinos

Los talibanes reinvidicaron el cometido por un suicida que hizo estallar un camión bomba frente a un hospital

El periódico

Coches dañados en el sitio del atentado suicida, con furgoneta bomba en el centro de Kabul, Afganistán.

Coches dañados en el sitio del atentado suicida, con furgoneta bomba en el centro de Kabul, Afganistán. / REUTERS Omar Sobhani.

Al menos 50 personas han muerto, la mayoría civiles, en dos acciones armadas en Afganistán. La más mortífera ocurrió la noche del miércoles -aunque se ha informado hoy- y acabó con la vida de 30 campesinos tras un ataque efectuado por un dron del Ejécito de EEUU en una zona de fuerte presencia del Estado Islámico. El otro ataque, reivindicado por los talibanes, mató a veinte personas tras estallar un camión cargado de explosivos en un hospital en el sur de Afganistán. La escalada de violencia se produce cuando faltan diez días para las elecciones presidenciales.

Las bombas del dron estadounidense cayeron en una granja en la que acampaba un numeroso grupo de aldeanos que se dedicaban a la recogida de piñones,  en el área de Wazir-Tangi en la provincia de Nangarhar. Otras 40 personas resultaron heridas.  Uno de los aldeanos ha dicho que en el lugar del ataque había uns 150 personas y que un número no especificado permanecen desaparecidas.

Un grupo de habitantes de la zona han protestado por el ataque exigiendo que EEUU se disculpe, además de una compensación económica. "Estos errores  no pueden estar justificados. Las fuerzas americanas deben de darse cuenta que nunca ganarán la guerra matando a inocentes", ha advertido Javed Mansur.  "Somos conscientes de las denuncias sobre la posible muerte de no combatientes en el ataque y estamos trabajando con las autoridades locales para determinar lo que ha ocurrido", ha dicho, por su parte, el coronel estadounidense Sonny Legget.

Centro de inteligencia

El camión bomba, por su lado, accionado por un suicida, estalló a las 6 de la mañana en un hospital en la ciudad de Qalat, capital de la provincia de Zabul. Cuatro de las 20 víctimas mortales son estudiantes y "prácticamente todas las víctimas" son civiles, entre ellas un buen número de trabajadores sanitarios, pacientes y vecinos de las casas cercanas", ha explicado un portavoz del gobernador regional. "Varios de los heridos (al menos 90) se encuentran en estado crítico", ha añadido Seyal que ha indicado que "la fuerte explosión tuvo lugar en la puerta principal del hospital, que da a la calle", y ha destruido parte del hospital, varias casas próximas y la zona residencial de una escuela, en la que murieron cuatro menores.

Un portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid, ha reivindicado la autoría del atentado en su cuenta de Twitter y ha asegurado que estaba dirigido contra un edificio de la principal agencia de inteligencia afgana, la Dirección Nacional de Seguridad (NDS). Según el portavoz, tras la explosión "la mayor parte del edificio fue destruido y murieron o resultaron heridos docenas de operativos de inteligencia".

El presidente afgano, Ashraf Ghani, ha condenado en un comunicado el "bárbaro e inhumano ataque", al tiempo que expresó sus condolencias a las familias de las víctimas. Representantes de los talibanes y EEUU mantuvieron durante el último año nueve rondas de negociaciones en Doha para tratar de buscar un camino a la paz tras 18 años de guerra, unas conversaciones que fueron suspendidas este mes por el presidente estadounidense, Donald Trump, tras un atentado insurgente en Kabul.