06 jun 2020

Ir a contenido

UN DIVORCIO COMPLICADO

Juncker siembra dudas sobre la posibilidad de un acuerdo sobre el 'brexit'

La presidencia de turno de la UE pide una alternativa antes del 30 de septiembre

La Eurocámara avisa en una resolución que solo aceptará un acuerdo de divorcio que incluya un mecanismo de protección para Irlanda

Silvia Martinez

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, en el pleno de la Eurocámara en Estrasburgo.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, en el pleno de la Eurocámara en Estrasburgo. / JEAN-FRANÇOIS BADIAS (AP)

“En contra de lo que han dicho muchos artículos, especialmente en la prensa británica, nuestro encuentro fue amistoso, constructivo y en parte positivo”, ha asegurado el presidente de la Comisión EuropeaJean-Claude Juncker, sobre la reunión que mantuvo el lunes pasado en Luxemburgo con el primer ministro británico, Boris Johnson.

Ante el pleno de la Eurocámara, el político luxemburgués ha explicado que el premier británico le dijo que preferiría un acuerdo pero que, con él o sin él, “se irán de la Unión Europea el 31 de octubre” lo que significa que “el riesgo de una salida sin acuerdo sigue siendo muy real”.

"Puede ser la elección del Reino Unido" -ha lamentado- pero "jamás será la de Unión Europea". De ahí que la Comisión Europea seguirá concentrándose en intentar llegar a un acuerdo. "Creo que el acuerdo es siempre deseable y que todavía es posible". Por eso, “la Comisión está dispuesta a trabajar todos los días para encontrar soluciones a nivel técnico y político. No se si tendremos éxito, queda muy poco tiempo pero debemos intentarlo”, ha indicado.

Salvaguarda irlandesa

El principal obstáculo sigue siendo la salvaguarda para Irlanda, la red de seguridad incluida en el acuerdo de divorcio para garantizar que no habrá frontera física en la isla, de forma que quede protegido tanto el acuerdo de paz de Viernes Santo como el mercado interior europeo. “Todo el mundo ha oído hablar de ella pero no todo el mundo se acuerda de las razones por las cuales fue acordada entre los 27 y el Gobierno del Reino Unido”, ha disparado Juncker. 

“Le expliqué que no tengo ningún apego sentimental a esta solución pero sí a los objetivos”, ha indicado el presidente de la Comisión que ha invitado a Johnson “a presentar propuestas concretas, operativas por escrito sobre las vías alternativas” para proteger el mercado interior, el acuerdo de paz y la cooperación norte-sur. “Hasta que esas propuestas no sean presentadas no podré decirles, mirándoles a los ojos, que se han realizado progresos reales”, ha indicado. 

Según el FT, Johnson tomó conciencia en la reunión del lunes de que sus ideas para reemplazar la red de seguridad no resuelven el problema de los controles fronterizos. Según los planes británicos, que Londres no ha puesto por escrito, Irlanda del norte mantendría alineados sus estándares agroalimentarios con la UE lo que eliminaría la necesidad de realizar controles sanitarios y fitosanitarios a animales y productos animales que crucen la frontera. "No es suficiente porque solo representa el 30% de la importación total de bienes y servicios", ha descartado el coordinador para el brexit de la Eurocámara, Guy Verhofstat, durante el debate celebrado en Estrasburgo.

En una resolución aprobada por abrumadora mayoría -544 a favor, 126 en contra y 38 abstenciones- el Parlamento Europeo avisa que rechazará cualquier acuerdo de divorcio que no contenga un mecanismo de protección para Irlanda y reitera que siguen abiertos a conceder una nueva prórroga si Reino Unido lo solicita y siempre que esté justificado y tenga un objetivo específico como celebrar elecciones generales o un nuevo referéndum.

Plazo límite

En la línea de conseguir algún movimiento por parte británica, el presidente de turno del Consejo de la UE, el finlandés Antti Rinne, ha reclamado a Johnson que presente su alternativa antes del 30 de septiembre. Rinne ha realizado estas declaraciones en París, tras reunirse con su homólogo francés, Emmanuel Macron.

"Necesitamos saber qué propone el Reino Unido (...). Ambos estamos de acuerdo en que es la hora de que Boris Johnson haga sus propuestas por escrito, si es que existen. Si no se recibe ninguna antes de que acabe septiembre, se ha acabado", ha señalado Rinne en declaraciones a los periodistas recogidas por medios finlandeses y británicos.

En la ronda de contactos con líderes europeos que mantuvo Johnson a mediados de agosto, tanto Merkel como Macron le dieron un margen de 30 días para que presentara su plan alternativo.

Politizar las negociaciones

Dado el escaso tiempo que resta, Juncker ha propuesto a Johnson “politizar” las negociaciones de forma que, más allá de las conversaciones a nivel técnico, los negociadores de la UE, Michel Barnier, y del Reino Unido, Steven Barclay, intenten desbloquear la situación. Y ha prometido que lucharán por mantener la unidad de los 27, que considera como “un tesoro” y “el activo principal” de la UE.

Al debate también ha asistido Barnier que ha vuelto a explicar la importancia de la salvarguarda para Irlanda. “No es una cuestión ideológica, es una cuestión pragmática. ¿Por qué este tema es tan crucial? Sencillamente porque en Irlanda es el único lugar donde Reino Unido tiene una frontera terrestre con la UE. Tenemos una situación política específica”, ha recordado.

El negociador europeo también ha apuntado la importancia de las relaciones futuras y ha recordado que una colaboración ambiciosa entre ambas partes exigirá “igualdad de condiciones” para evitar el dumping social, económico y medioambiental. “El nivel de ambición del futuro acuerdo de libre comercio dependerá de las garantías que obtengamos en materia social, medioambiental, de competencia o ayudas públicas”, ha explicado.