Ir a contenido

ORIENTE PRÓXIMO

El valle de los desposeídos

Netanyahu ha anunciado en campaña que si gana las elecciones anexionará a Israel el Valle del Jordán

La zona condensa las tierras más fértiles de los palestinos, aunque estos no tienen acceso al 91,5% del área

Ana Alba

Netanyahu señala el Valle del Jordán en un mapa durante un acto de su campaña electoral. 

Netanyahu señala el Valle del Jordán en un mapa durante un acto de su campaña electoral.  / MENAHEM KAHANA (AFP)

En el camino que se adentra en el Valle del Jordán los palmerales parecen infinitos. Deberían pertenecer a campesinos palestinos, pero la mayoría están en manos de colonos judíos instalados en Cisjordania, territorio palestino ocupado por Israel desde 1967.

Este valle, que representa el 22,3% de la Cisjordania ocupada, según la oenegé israelí Paz Ahora, condensa una buena parte de las tierras más fértiles de los palestinos, aunque estos no tienen acceso al 91,5% de esta zona rica en agua y fundamental para la producción agrícola, donde se construyeron 37 colonias judías habitadas por 12.800 colonos.

En el Valle del Jordán, los colonos tienen granjas, plantaciones de palmeras y huertas de los que obtienen beneficios de decenas de millones de euros.

En este territorio que el primer ministro en funciones, Binyamin Netanyahu, tiene intención de anexionar a Israel, si gana las elecciones generales y puede formar gobierno, vivían unos 250.000 palestinos antes de 1967, según datos de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP). Ahora quedan solo 70.000. 

Anexión de facto

Israel ya ha llevado a cabo varias medidas para anexionarse de facto el valle. Ha impedido el desarrollo de las comunidades palestinas, ha destruido sistemáticamente las casas de los beduinos, les ha negado el agua y ha limitado de forma muy estricta su libertad de movimientos, además de explotar los recursos de la zona para sus necesidades, asegura la oenegé israelí B'Tselem.

Netanyahu definió el Valle del Jordán, fronterizo con Jordania, como "un cinturón de seguridad irrenunciable" para Israel y pretende mantener allí su presencia militar en el marco de cualquier acuerdo de paz.

Entre el territorio que el líder del Likud quiere anexionar hay 25.000 hectáreas de tierra palestina privada, según ha denunciado Paz Ahora. Esta oenegé ha señalado que el mapa que presentó Netanyahu cuando anunció sus intenciones estaba lleno de errores.

"Por primera vez en la historia, un primer ministro de Israel ha presentado un mapa que indica que su visión es que no se va a establecer ningún Estado palestino junto a Israel. No se puede crear un Estado palestino independiente y viable si se le quita una franja de tierra tan grande a lo largo del río Jordán", ha dicho Paz Ahora en un comunicado.

Temas: Palestina Israel