Ir a contenido

Narcotráfico

Se graduó de abogado para 'blanquear' más de 3 millones de dólares del Cartel de Sinaloa

Gibrán Rodríguez Mejía, de 31 años y nacido en Culiacán, fue condenado a 8 años de cárcel

El Periódico/EFE

El sentenciado fue detenido en diciembre de 2017 en Tijuana (México) por las autoridades de su país y extraditado a San Diego en septiembre de 2018. 

El sentenciado fue detenido en diciembre de 2017 en Tijuana (México) por las autoridades de su país y extraditado a San Diego en septiembre de 2018.  / Agencias

El abogado mexicano Gibrán Rodríguez Mejía fue condenado este lunes en Estados Unidos a 8 años de cárcel por blanquear más de 3,5 millones de dólares del Cartel de Sinaloa, según documentos judiciales a los que tuvo acceso Efe.

Rodríguez Mejía, de 31 años y nacido en Culiacán, en el estado mexicano de Sinaloa, fue sentenciado por una corte federal de San Diego (California, EE.UU.) tras declararse culpable en abril pasado, cuando admitió que operaba una casa de cambio de divisas que usó para el blanqueo de dinero proveniente del narcotráfico.

"Recibió los ingresos de cantidades de varios kilogramos de cocaína, metanfetamina y heroína introducidas de contrabando en Estados Unidos por el Cartel de Sinaloa", señaló en un comunicado la Fiscalía del Distrito Sur de California.

El sentenciado fue detenido en diciembre de 2017 en Tijuana (México) por las autoridades de su país y extraditado a San Diego en septiembre de 2018 para responder de cargos por lavado de dinero.

Según documentos de la corte, el abogado Rodríguez Mejía formaba parte de una red de lavado de dinero integrada por más de 20 acusados, de los que es el cuarto en recibir una sentencia.

Otro de los implicados en este caso es César Hernández-Martínez, quien también se ha declarado culpable y tiene pendiente para el próximo 2 de diciembre su audiencia de sentencia.

La Fiscalía señaló que el abogado atendía a personas que pasaban ilegalmente grandes cantidades de dinero en efectivo desde Estados Unidos a México a través de la frontera.

De igual forma, Rodríguez Mejía admitió que era el responsable de que ese dinero ingresara a una casa de cambio en Tijuana para que los dólares fueran convertidos a pesos mexicanos y de depositar luego los importes en efectivo a cuentas bancarias ligadas a la organización criminal.