Ir a contenido

Conflicto bilateral

La ONU le pide diálogo a Venezuela y Colombia para reducir la tensión militar

António Guterres señaló que el despliegue de efectivos del Ejército venezolano en la frontera entre ambos países es un mensaje peligroso que se debe atender seriamente

La OEA avanza a la par en la activación del tartado continental de asistencia recíproca al considerar a Caracas "una amenaza a la paz"

Abel Gilbert

El Ejército de Venezuela realiza ejercicios militares en la frontera con Colombia.

El Ejército de Venezuela realiza ejercicios militares en la frontera con Colombia. / AFP

El secretario general de la ONU, António Guterres, llamó a Venezuela y Colombia alejar el fantasma de un enfrentamiento bilateral en momentos de creciente peligro de inestabilidad en la región. "Hemos visto las informaciones de ejercicios militares. Esperamos que a través del diálogo los dos países puedan encontrar una forma de rebajar las tensiones existentes", dijo Guterres a través de su portavoz, Stéphane Dujarric. El presidente Nicolás Maduro ordenó días atras un despliegue de tropas y armamento en los 2.219 kilómetros de frontera con Colombia. Los vínculos entre los dos países se deterioraron aun más desde el momento en que Iván Márquez, el guerrillero que encabezó en nombre de las FARC las negociaciones de paz con el Gobierno de Juan Manuel Santos, decidió rearmarse invocando el incumplimiento por parte de las actuales autoridades ejecutivas colombianas del pacto de La Habana. El presidente Iván Duque acusó a Maduro de proteger a Márquez y los mandos medios que decidieron integrarse a su nuevo proyecto insurgente, así como a la guerrilla del ELN.

ACTIVACIÓN DEL TIAR

Después del pronunciamiento de Guterres otras señales ensombrecieron el horizonte. El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) dio este miércoles un paso decisivo en la activación del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) al considerar que la "crisis" en Venezuela representa "una clara amenaza a la paz y la seguridad" regional. Argentina, Brasil, Chile, Colombia, El Salvador, EE.UU., Guatemala, Haití, Honduras, Paraguay, República Dominicana se sumaron a un pedido hecho en esa dirección por un representante del diputado Juan Guaidó, a quien la adminisración de Donald Trump y otros 54 Gobiernos reconocieron como "presidente encargado" de Venezuela. Los 12 países resolverán durante la segunda quincena de setiembre el alcance de las acciones al amparo de ese organismo.

El también conocido como Tratado de Río es un pacto de defensa mutua que Estados Unidos impulsó en 1947 en el marco de la Guerra Fría con la Unión Soviética, según el cual "un ataque armado por cualquier Estado contra un país americano será considerado un ataque contra todos los países americanos". En rigor, el TIAR demostró su inutilidad durante la guerra de las Malvinas, en el otoño de 1982. La Junta Militar argentina reclamó de modo urgente que fuera utilizado frente a Gran Bretaña apenas iniciado el conflicto en el Atlántico Sur. Pero Washington se negó a hacerlo. El TIAR no había sido pensado para aplicarlo contra Londres, su socio principal.

Su aplicación en el marco del conflicto venezolano no ofrece buenos augurios. La administración de Donald Trump y sus aliados contemplaría en un principio desde una ruptura conjunta de relaciones diplomáticas con Caracas hasta la posibilidad de un bloqueo marítimo  o un cerco aéreo, según fuentes opositoras.El ministro de Exteriores de Colombia, Carlos Holmes Trujillo, saludó la decisión de la OEA. "Colombia es el agredido desde hace mucho tiempo", dijo.

LA RESPUESTA DE MADURO

"El imperialismo norteamericano y el presidente de Colombia, Iván Duque, me quieren matar. Desde Colombia están preparando 10 planes para matarme", dijo Maduro durante un acto después del pronunciamiento de la OEA. "Nosotros sí tenemos pruebas y vamos a presentarlas ante el Consejo de Seguridad de la ONU, de cómo el Gobierno de Colombia está preparando a terroristas para atacar a objetivos militares, civiles e institucionales", añadió. El ministerio de Asuntos Exteriores venezolano también se pronunció. "Resulta doloroso que países que fueron invadidos por tropas estadounidenses y cuyos pueblos fueron masacrados en aplicación del TIAR, hoy avalen un crimen semejante contra un país hermano, en una sesión permanente de la OEA a todas luces irrita y nula".

La escalada de tensión ha coincidido con el fin de los días de John Bolton como asesor de Seguridad Nacional. Según el propio Trump, Bolton, se "pasó de la raya" en la política hacia Caracas. "Yo estaba en desacuerdo con sus actitudes sobre Venezuela". No obstante remarcó que mantendrá con el madurismo una "política firme".