Ir a contenido

18 AÑOS DEL ATENTADO

Trump promete intensificar la lucha contra los talibanes en el aniversario del 11-S

Multitudinaria conmemoración de la trágica efeméride, que se saldó con casi 3.000 muertos y 6.000 heridos

El Periódico

Un hombre acaricia los nombres grabados de los bomberos fallecidos en la parte sur del recordatorio a las víctimas del 11 de septiembre durante la ceremonia del 18º aniversario de la masacre. 

Un hombre acaricia los nombres grabados de los bomberos fallecidos en la parte sur del recordatorio a las víctimas del 11 de septiembre durante la ceremonia del 18º aniversario de la masacre.  / JUSTIN LANE (EFE)

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha prometido una vez más intensificar la lucha contra los talibanes en Afganistán tras la cancelación el sábado de una reunión con este último para concluir un acuerdo de paz. "En los últimos cuatro días, hemos golpeado a nuestro enemigo más fuerte que nunca, y así continuará", ha manifestado el mandatario en una ceremonia del Pentágono 18 años después del atentado del 11 de septiembre.

Al referirse al bombardeo de Kabul en el que murió un soldado estadounidense y forzó la cancelación de la reunión secreta planeada, Trump ha explicado que los talibanes querían exhibir su fuerza, pero que de hecho habían demostrado su "debilidad".

Silencio sepulcral

Coincidiendo con la trágica efeméride, los neoyorquinos han rendido homenaje a las víctimas de los ataques del 11-S, en un intento de garantizar que los jóvenes nunca olviden el atentado más sangriento de la historia del país. Los funcionarios electos y antiguos altos cargos de Nueva York, así como una multitud entre la que se encontraban los familiares de las víctimas, se han concentrado donde se produjo el ataque contra las Torres Gemelas del World Trade Center. El lugar se ha convertido en un monumento a las casi 3.000 personas asesinadas y 6.000 heridas en los atentados.

La multitud mantuvo un minuto de silencio a las horas exactas en la que los aviones secuestrados golpearon sucesivamente las Torres Gemelas, que acabaron en llamas, convirtiéndose en una trampa mortal para las personas empleadas en esos rascacielos de más de 100 pisos.

Al frente de esta ceremonia, donde las cuestiones políticas acostumbran a pasar a un segundo plano, estaban el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, el actual alcalde de la capital financiera de Estados Unidos y sus predecesores: el demócrata Bill de Blasio; Rudy Giuliani, alcalde en el momento de los ataques, y Michael Bloomberg, quien presidió el proyecto de reconstrucción en esta parte de Manhattan.