Ir a contenido

El conflicto interno colombiano

La FARC expulsa a Márquez y Santrich por volver a tomar las armas

La resolución la tomó el Comité de Ética del partido heredero de la guerrilla que firmó la paz

Márquez se propone a la vez crear un movimiento clandestino de corte bolivariano

Abel Gilbert

Márquez instó a que los integrantes del movimiento luchen por las reivindicaciones del pueblo.

Márquez instó a que los integrantes del movimiento luchen por las reivindicaciones del pueblo. / AFP

El Comité de Ética de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común  (FARC) decidió expulsar de esa agrupación heredera de la guerrilla a Iván Márquez, Jesús Santrich y los hombres y mujeres que los han seguido en su decisión de volver a tomar las armas. Para ese partido, Márquez se apartó voluntariamente de la legalidad al desconocer el acuerdo de paz suscrito en 2016 por la insurgencia y el Gobierno de Juan Manuel Santos. A su vez, se señala, están desconociendo la voluntad de "más del 95%" de los integrantes de la antigua FARC-EP.  Para el Comité de Ética el uso por parte de Márquez de la misma sigla "es una afrenta a nuestro prestigio, construido durante muchos años de enconada lucha, con grandes sacrificios y sangre ofrendada a la paz de nuestro pueblo".

De acuerdo con el portal de la revista Semana, desde el momento en que Márquez abandonó hace un año su esquema de seguridad "para adentrarse en la selva", muchas voces le habían pedido a la actual FARC que tome medidas drásticas contra quien fuera en su momento el negociador de los acuerdos de La Habana con los enviados de Santos. "Sin embargo, durante mucho tiempo los líderes más notorios del partido sostuvieron que no era procedente expulsar a sus antiguos compañeros de lucha". Por mucho tiempo creyeron que "no había evidencia clara de que se hubieran divorciado de manera definitiva de lo pactado" en Cuba. Pero, concluye la publicación "esa situación de solidaridad entre antiguos compañeros de lucha poco a poco fue haciendo agua y las actuaciones de Márquez y Santrich colmaron la paciencia de sus viejos amigos".

MOVIMIENTO BOLIVARIANO

El presidente colombiano, Iván Duque, históricamente reacio al contenido del acuerdo de paz de 2016, al igual que su mentor, el ex mandatario Álvaro Uribe, no dudó en relacionar a Márquez con Venezuela. En las últimas horas la tensión bilateral se ha incrementado y Nicolás Maduro amenazó con desplegar misiles en la frontera.

La derecha colombiana insiste en remarcar los vínculos entre Márquez y el madurismo. Para alborozo del Palacio Nariño, Márquez anunció este miércoles su intención de revivir un movimiento bolivariano que actuará en la clandestinidad. "Todas y todos los que se sientan bolivarianos vengan con nosotros que el Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia es un inmensa bandera al viento que sigue en construcción y que podría tener en este momento la posibilidad histórica de dar el salto a la lucha política abierta", afirmó Márquez en un video difundido por internet, el tercero publicado por esa disidencia desde el jueves pasado. Según Márquez esta "nueva construcción política" no discrimina ni tiene oficinas. Su "sede es cualquier lugar de Colombia donde hayan inconformes".

Márquez reapareció el pasado 29 de agosto en un video junto con Santrich y otros ex mandos medios de las disueltas FARC  para anunciar "una nueva etapa de lucha" armada de caracter defensivo y sin intenciones de realizar accciones extorsivas.

Márquez afirmó que con el Movimiento Bolivariano pretende evocar las palabras del ex jefe guerrillero Alfonso Cano, quien hace dos décadas lideró ese brazo político creado tras el fallido proceso de paz entre las FARC y el Gobierno del conservador Andrés Pastrana (2002). "Hoy en medio de los avatares que se nos presentan en un escenario caracterizado por la perfidia del régimen contra los anhelos de reconciliación de las mayorías, el Movimiento Bolivariano para la Nueva Colombia seguirá reuniendo al pueblo en la clandestinidad", acotó.

"Todos debemos recordar que son los enemigos del pueblo quienes han impuesto las condiciones", subrayó Márquez. A su criterio,  el "bloque de poder dominante" incumplió el acuerdos de 2016 y es responsable de no haber evitado el asesinato de 155 ex insurgentes y más de 300 líderes sociales.

Temas: FARC Colombia