24 feb 2020

Ir a contenido

Más de 30 víctimas

Detienen a un hombre en los EEUU por una estafa millonaria con apps de citas

Creó junto con sus cómplices toda una red de perfiles falsos o robaban la identidad de otras personas y con lo cual lograron recaudar más de 2 millones de dólares

El Periódico

Rubbin Sarpong, estafador estadounidense detenido por las autoridades.

Rubbin Sarpong, estafador estadounidense detenido por las autoridades. / Instagram

Un hombre de Nueva Jersey, Estados Unidos, ha sido detenido por estafar 2,1 millones de dólares a unas 30 víctimas a través de aplicaciones de citas, en las que se hacía pasar por un militar para engañarlas y que le enviaran dinero, informaron las autoridades.

Rubbin Sarpong, de 35 años, supuestamente organizó una trama en la que, junto a varios colaboradores y durante más de tres años, "estableció perfiles en varias webs de citas, usando identidades ficticias o robadas, y fingió ser personal militar de los EEUU estacionado fuera del país", explicó el Departamento de Justicia.

Relaciones sentimentales ficticias

Sarpong y las otras personas, algunas residentes en Ghana, cortejaron a sus víctimas y establecieron relaciones sentimentales con ellas, diciéndoles a menudo que estaban destinados en Siria, que habían recibido lingotes de oro y necesitaban ayuda económica para costear su envío a los Estados Unidos, de acuerdo a la Fiscalía de Nueva Jersey.

"Las autoridades han identificado más de 30 víctimas y un total de dinero perdido que excede los 2,1 millones de dólares", indica un comunicado, que añade que Sarpong ingresó casi 825.000 dólares en sus cuentas bancarias personales mientras en las redes sociales posaba con billetes, coches de lujo y joyas.

Se llevaron el dinero

Él y sus colaboradores dijeron a las víctimas que les devolverían el dinero una vez cumplieran su cometido, "es decir, transportar lingotes de oro no existentes a los EEUU", señala la Fiscalía, pero en su lugar lo sacaron en efectivo, lo enviaron a cuentas radicadas en el país o a Ghana.

Las autoridades, entre ellas el Buró Federal de Investigaciones (FBI), explicaron que los individuos actuaron entre enero de 2016 y septiembre de 2019 y utilizaron "un sinfín de cuentas de correo electrónico y teléfonos con servicio de comunicación VOiP (tecnología que permite transmitir voz por internet)".