Ir a contenido

No respeta el tope permitido

EE.UU: Irán "extorsiona" al mundo con su enriquecimiento de uranio

Irán ha seguido enriqueciendo uranio por encima de la pureza del 3,67 % que el acuerdo marca como tope.

El Periódico/EFE

Fotografía de archivo realizada el 9 de abril de 2019 que muestra al presidente iraní, Hasán Rohaní, durante una visita a la organización de tecnología nuclear Ali Akbar Salehila en Teherán.

Fotografía de archivo realizada el 9 de abril de 2019 que muestra al presidente iraní, Hasán Rohaní, durante una visita a la organización de tecnología nuclear Ali Akbar Salehila en Teherán. / Presidencia iraní

El Gobierno de Estados Unidos consideró que Irán "extorsiona" al mundo al enriquecer uranio por encima de las cantidades y la pureza acordadas en el acuerdo nuclear de 2015, del que Washington se retiró unilateralmente hace más de un año.

El Ejecutivo estadounidense reaccionó así al informe emitido el viernes en Viena por el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), quien concluyó que la República Islámica sigue incumpliendo el pacto nuclear, aunque continúa aceptando y facilitando controles de la ONU.

"Este nuevo informe de la OIEA se produce mientras, otra vez, Irán amenaza con expandir sus actividades nucleares en un intento transparente de extorsión nuclear", manifestó en declaraciones a Efe un portavoz del Departamento de Estado.

Aunque el presidente estadounidense, Donald Trump, sacó a su país del acuerdo, el citado portavoz insistió en que Irán tiene que respetar los compromisos alcanzados.

"Irán debe cumplir con sus obligaciones e inmediatamente proporcionar a la OIEA nada menos que cooperación total", aseveró.

Y, además, esa fuente enfatizó que "cualquier retraso o engaño" por parte de Teherán a los inspectores de la OIEA resultará "completamente inaceptable".

No respeta el tope

El documento de la OIEA, de carácter restringido, afirma que Irán ha seguido enriqueciendo uranio por encima de la pureza del 3,67 % que el acuerdo marca como tope.

El 1 de julio, la República Islámica por primera vez violó el pacto nuclear al exceder por una pequeña cantidad sus existencias de uranio enriquecido, en lo que suponía un gesto simbólico para presionar a la Unión Europea (UE) con la esperanza de que este organismo ayude a la maltrecha economía persa.

Irán y seis grandes potencias mundiales (Francia, Reino Unido, Alemania, China, Rusia y EE.UU.) alcanzaron un histórico acuerdo en 2015 por el que Teherán se comprometía a limitar su programa nuclear a cambio de beneficios económicos y el levantamiento de sanciones por parte de Washington.

En mayo de 2018, Trump retiró a su país del pacto y, como resultado, ha vuelto a imponer sobre Irán todas las sanciones que habían sido retiradas.

Frente a ello, los europeos se comprometieron a garantizar los beneficios económicos del acuerdo para Irán e intentaron crear un mecanismo llamado "Apoyo al intercambio comercial", destinado a sortear las sanciones de Washington para facilitar el comercio con Teherán.

Irán cree que ese mecanismo es positivo, pero insuficiente.

Por eso, en mayo, cuando se cumplía un año de la salida de EE.UU. del acuerdo, el presidente iraní, Hasán Rohaní, dio un ultimátum al resto de países firmantes (Rusia, China, Francia, el Reino Unido y Alemania) y les avisó que Irán violaría el pacto si no le garantizan sus beneficios económicos.

Temas: Washington Irán