Ir a contenido

Abuso de autoridad

Policías asaltan a migrantes cubanos en hotel de Ciudad Juárez

Los malos agentes cortaron el teléfono. desconectaron el internet del hotel e intentaron apagar las cámaras

El Periódico/EFE

Los policías, cinco hombres y una mujer, que acudieron en las unidades 049 y 012, tumbaron las puertas de las habitaciones. 

Los policías, cinco hombres y una mujer, que acudieron en las unidades 049 y 012, tumbaron las puertas de las habitaciones.  / Emigrante Juárez

Un grupo de 17 migrantes cubanos fue asaltado por policías mexicanos en el hotel donde se hospedaban en Ciudad Juárez, fronteriza con Estados Unidos, según declaraciones y vídeos.

A los cubanos, que se encuentran en Ciudad Juárez para pedir asilo en Estados Unidos, y al encargado del hotel los policías estatales de Chihuahua, estado del norte de México, los despojaron de más de 2.000 dólares, entre dinero y bienes.

El comisionado estatal de seguridad de Chihuahua, Óscar Alberto Aparicio Avendaño, reprochó el comportamiento de los policías y dijo a Efe que quedó desconcertado cuando vio los vídeos del robo. "No va a quedar impune, no lo vamos a tolerar. Vamos a dar un castigo ejemplar a esos pseudopolicías", declaró.

Néstor Armendáriz, presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, señaló a Efe que la acción de los policías estatales es "totalmente reprochable en el marco legal, actuaremos inmediatamente".

En los vídeos de las cámaras de seguridad del hotel se observa que los policías intentaron apagarlas y que les pidieron a los cubanos documentos migratorios, algo que también es ilegal, y que solo pueden hacer las autoridades mexicanas de Migración.

El comisionado dijo que los policías ya han sido localizados y aseguradas las unidades policiales que usaban. "Van a acabar en la cárcel. La política del gobernador Javier Corral es la de proteger a los migrantes, no lo vamos a tolerar", apuntó.

Los policías, cinco hombres y una mujer, que acudieron en las unidades 049 y 012, tumbaron las puertas de las habitaciones este domingo, cuando muchos de los migrantes descansaban de sus arduas jornadas de trabajo en la construcción.

Los agentes cortaron el teléfono. desconectaron el internet del hotel e intentaron apagar las cámaras. Al recepcionista, que luego denunció los hechos en la Fiscalía General del Estado, le quitaron su teléfono móvil y tomaron sus contactos.

Los migrantes declararon que los policías se enfrentaron al encargado del hotel, que se negaba a dar los números de sus habitaciones, y que a ellos los amenazaron con matarlos o plantarles evidencias de drogas y deportarlos a Cuba si no les entregaban el dinero.

"Entraron policías pidiendo documentos migratorios y me dijeron que me iban a llevar deportado a Cuba y que la única forma de que no me llevaran era si les daba 6.000 pesos. Al ver que tenía 800 dólares para pagar un abogado, me robaron todo el dinero", dijo Francisco, un migrante cubano que lleva seis meses a la espera de ingresar a Estados Unidos.

"Estábamos durmiendo, pensé que me iban a violar, a matar, llegaron de malas formas, me preguntaron que para cuándo era mi cita en la Corte", dice Isairis, una cubana que lleva cinco meses en la ciudad fronteriza y este miércoles está citada para comparecer ante una corte judicial de El Paso (Texas, EE.UU.).