Ir a contenido

INVESTIGACIÓN POLICIAL

Una prostituta, detenida por inyectar la sobredosis mortal a un prestigioso chef de Nueva York

La mujer está relacionada con tres sobredosis mortales con fentanilo, incluida la que acabó con la vida de Andrea Zamperoni

Efe

Zamperoni llevaba trabajando para la cadena de restaurantes de lujo Cipriani desde 2008.

Zamperoni llevaba trabajando para la cadena de restaurantes de lujo Cipriani desde 2008. / NYPD

La policía de Nueva York ha detenido este lunes a una prostituta en relación con la muerte de Andrea Zamperoni, chef de un prestigioso restaurante de la Gran Manzana, ocurrida la pasada semana. La mujer, identificada como Angelina Barini, ha sido acusada por las autoridades de proveer de drogas al chef, lo que le produjo una sobredosis que desembocó en la muerte del afamado cocinero. 

De acuerdo con 'The Daily Beast', la mujer está relacionada con otras dos sobredosis mortales de fentanilo que tuvieron lugar este verano. Ahora se enfrenta a los delitos de conspiración y distribución de drogas, así como de posesión con la intención de distribuir una o más sustancias que contienen fentanilo, de acuerdo con los responsables de la investigación.

Barini, de 41 años, le dijo a la policía que Zamperoni le pagó a cambio de sexo y, aunque en un principio aseguró que fue su chulo quien le forzó a inyectarle éxtasis líquido, posteriormente reconoció que fue ella quien lo hizo.

Cinco días desaparecido 

El cadáver de Zamperoni, jefe de cocina del Cipriani Dolci de Grand Central Station, fue encontrado envuelto en una sábana en un motel del distrito neoyorquino de Queens el pasado jueves después de permanecer cinco días desaparecido.

Los detectives llegaron al lugar tras recibir información de un ciudadano, y fueron recibidos por una mujer desnuda que les mostró dónde se encontraba el cuerpo del joven, de origen italiano. Zamperoni, que llevaba trabajando para la cadena de restaurantes de lujo Cipriani desde el 2008, se había trasladado a Nueva York el pasado mes de abril, y fueron sus compañeros de trabajo los que denunciaron su desaparición el pasado lunes, tras haber sido visto por última vez el día de antes.