24 sep 2020

Ir a contenido

Marcha sorpresiva

Eduardo Bolsonaro celebra que Macri retome el apoyo popular en Argentina

En plena crisis económica y con una derrota electoral a cuestas, el hijo de Jair Bolsonaro dice que "hay esperanza" luego de una marcha espontánea en favor del presidente argentino

El Periódico

Mauricio Macri, en un mitin electoral en la ciudad de Córdoba.

Mauricio Macri, en un mitin electoral en la ciudad de Córdoba. / AP / NICOLÁS AGUILERA

De manera inesperada miles de argentinos salieron a las calles el pasado sábado para apoyar al presidente Mauricio Macri, en un ambiente donde la crisis financiera sigue creciendo, la inflación no se detiene y la economía cada vez es más débil, pero esto puede ser una señal de que en las próximas elecciones de octubre haya algo de posibilidades para el actual mandatario, luego de una derrota en las primarias a favor del candidato presidencial peronista Alberto Fernández.

Pero Brasil ha comenzado a hacer su juego político a favor de Macri, lanzando amenazas sobre dejar el Mercorsur si Fernández gana la presidencia, por lo que la muestra de apoyo popular del pasado fin de semana es una buena señal para que se mantenga la alianza política entre el Gobierno de Bolsonaro y el de Argentina.

El apoyo del clan Bolsonaro

"¡Hay esperanza en Argentina! Aguante Mauricio Macri!", escribió el diputado Eduardo Bolsonaro, hijo de Jair Bolsonaro,  junto al video en el que el presidente argentino aparece junto a su esposa Juliana Awada saludando a los manifestantes que se acercaron a la Plaza de Mayo.

Pero esta no es la primera ni seguramente la última que la familia Bolsonaro expresa su apoyo a Macri, a su gobierno y a sus políticas económicas, ya que aprovechando la debacle electoral, su homólogo brasileño pidió a los empresarios de su país ayudar a la reelección del argentino

"En las primarias hubo un margen grande a (favor de) la oposición argentina y el mercado reaccionó inmediatamente. Eso puede ser revertido y les pido a los que están aquí que colaboren en ese sentido", dijo Jair Bolsonaro en el evento Congreso Acero Brasil. Y añadió: "No se trata de apoyar a Macri, queremos que la vieja izquierda no regrese al poder y si el camino es apoyar a Macri, apoyemos a Macri, como lo he respaldado en forma discreta".

Macri sale triunfante

De esta manera, con el apoyo del clan Bolsonaro pero sobre todo de miles de argentinos, Mauricio Macri pudo salir el sábado a un balcón de la Casa Rosada  -cosa que prácticamente no había hecho durante su mandato-  y saludar a la multitud en la mítica Plaza de Mayo de Buenos Aires, a dos semanas de un duro golpe que recibió su Gobierno en las elecciones primarias.

Sin micrófono agradeció el apoyo junto a su esposa Juliana Awada, poniendo la mano derecha en el corazón y el puño izquierdo en alto. El “sí se puede”, como eslogan de campaña, era el coro de fondo para un Macri que besaba la bandera argentina y arengaba a la pacífica movilización, la que se repitió en otras importantes ciudades del país sudamericano. De esta manera y de frente a la multitud, buscó el mejor perfil para tomarse una selfie que posteó en Instagram con el lema “GRACIAS ARGENTINA!!!! SIGAMOS JUNTOS”.

Con un entorno complicado y un panorama político en su contra, esta manifestación de júbilo popular le da un nuevo aire a Macri para enfrentar una profunda crisis financiera disparada por el resultado de los comicios, además de una prolongada recesión y una alta inflación, en donde el peso argentino cedió casi un 18% en las últimas dos semanas y los precios minoristas sufrieron una fuerte alza en las bocas de expendio.

El FMI en Buenos Aires

Y mientras todo era alegría en las calles bonaerenses, a pocos metros de la Plaza de Mayo, el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, y el presidente del banco central, Guido Sandleris, se reunieron con el director del Departamento para el Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner, y el jefe de la misión Argentina, Roberto Cardarelli, según reportes oficiales.

Los representantes del Fondo Monetario Internacional (FMI) están en Buenos Aires para chequear los números de la macroeconomía, luego de que el gobierno de Macri acordó el año pasado un histórico préstamo y tienen previsto reunirse con representantes de otras fuerzas políticas, pero el ánimo del oficialismo ya es otro con el abrazo de cariño popular que abarcó a Mauricio Macri, a toda la Casa Rosada y sus políticas económicas, que hasta antes del sábado pasado eran duramente criticadas por muchos sectores de la sociedad.