Ir a contenido

RONDA DE CONVERSACIONES

Los partidos italianos tienen hasta el martes para negociar

Si no hay acuerdo, Mattarella disolverá las Cámaras y convocará elecciones

El Movimiento 5 Estrellas traslada al Partido Demócrata una lista de 10 puntos irrenunciables

Rossend Domènech

El presidente italiano, Sergio Mattarella, saluda a un familiar de las víctimas.

El presidente italiano, Sergio Mattarella, saluda a un familiar de las víctimas. / EFE / LUCA ZENNARO

El presidente italiano, Sergio Mattarella, ha dado tiempo hasta el martes para que los partidos políticos encuentren una mayoría parlamentaria para la formación de un nuevo Gobierno. De lo contrario, disolverá las Cámaras y convocará elecciones, “necesarias”, dijo, “aunque lo normal sería votar cada cinco años”.

Mientras Mattarella hacía este jueves el balance final de las consultas que ha realizado en dos días con todos los partidos y presidentes de las Cámaras, los jefes de los grupos parlamentarios del Movimiento 5 Estrellas (M5S) y del progresista Partido Demócrata (PD) seguían en sus negociaciones para verificar si existe un margen de acuerdo.

Salvini, acorralado

La tercera jornada después de la dimisión del primer ministro, Giuseppe Conte, estuvo llena de sorpresas inesperadas sobre cómo resolver el próximo futuro. Matteo Salvini, acorralado por el momento en la esquina por obra y arte de sí mismo al presentar un moción de censura contra su propio Ejecutivo, ha ofrecido todavía una posibilidad de recoser los desperfectos causados. “Si de ser el partido de los noes se transforma en el partido de los síes, podemos seguir adelante”, dijo al salir de las consultas presidenciales, dirigiéndose directamente “al pueblo” y haciendo caso omiso del protocolo institucional.

El secretario del PD, Nicola Zingaretti, concretó mejor las cinco condiciones que el miércoles había puesto sobre la mesa del M5S para entablar una negociación fiable, presentando otros tres puntos. Uno de ellos es la supresión de los decretos sobre seguridad elaborados por Salvini, que afectan principalmente a las migraciones. La salida de Zingaretti causó sorpresa y rechazo en una parte de su partido porque podía enturbiar la negociación con el M5S, pero el interesado dijo que se trataba solo de una concreción de los puntos anteriores.

Reparo a ir a elecciones

Luigi di Maio, líder de los antisistema (M5S), respondió a su vez con una lista de 10 puntos irrenunciables para cualquier negociación. A pesar de tratarse de una larga lista, Di Maio hizo gala de gran equilibrio, sin cerrar del todo la puerta a la Liga pero dando más cancha al negociado con los progresistas. Lo que, al final, pareció claro es que los antisistema no tienen ningun deseo de unas elecciones anticipadas.

Di Maio puso como primer punto de la lista la aprobación del recorte de 345 diputados y senadores (medida que ya ha pasado tres de las cuatro votaciones de las Cámaras). Es algo “irrenunciable” para su Movimiento, una especie de trofeo prometido durante la campaña electoral del 2018 tras la que se convirtieron en el primer partido del Parlamento. Se trata de un recorte que los progresistas también quieren pero que, según ellos, debería insertarse en una reforma más amplia, como la de la ley electoral y, en consecuencia, de un nuevo diseño de los colegios electorales. “Pecata minuta”, en todo caso, sobre los que no les resultará difícil hallar una solución.

Los presupuestos 

De su parte, el PD ha definido como irrenunciable, para antes de pactar un eventual gobierno, que M5S y PD tracen ya los grandes rasgos de los próximos Presupuestos. Tal vez porque los progresistas no se fían del todo, vistas las piruetas que el pasado año los antisistema realizaron con Salvini.

Todos cuentan con cuatro días para evitar unas elecciones anticipadas, que serían convocadas a primeros de noviembre, fiestas de Todos los Santos y también de los difuntos.