14 ago 2020

Ir a contenido

Temas comerciales

Trump advierte que la violencia en Hong Kong afecta el acuerdo con China

El mandatario estadounidense pidió a su homólogo chino, Xi Jinping, que se reúna con los manifestantes y evite "otra plaza Tiananmen"

El Periódico

Donald Trump, presidente de los Estados Unidos.

Donald Trump, presidente de los Estados Unidos. / Reuters

El presidente estadounidense, Donald Trump, advirtió a China que una posible represión violenta en Hong Kong, donde las protestas antigubernamentales se suceden desde hace semanas, haría "difícil" la firma del acuerdo comercial que ambos países negocian.

"Si es otra plaza Tiananmen, creo es algo muy difícil de hacer si hay violencia", declaró Trump a periodistas antes de trasladarse desde Morristown, en el estado de Nueva Jersey, a Washington.

Apela por el diálogo

Trump se refirió así a lo ocurrido el 4 de junio de 1989, cuando las fuerzas de seguridad chinas aplastaron la manifestación estudiantil de la plaza de Tiananmen, siguiendo órdenes del entonces primer ministro chino Li Peng, quien falleció el pasado 22 de julio.

El mandatario sugirió nuevamente a su homólogo chino, Xi Jinping, que considere la posibilidad de una reunión con los manifestantes, que opinó "resolverían algo que sea bueno para todos". Sobre el acuerdo, dijo creer que ambos países terminarán "haciendo un muy buen trato", y consideró que China lo necesita más que los Estados Unidos.

El fantasma de la violencia

Pero advirtió que si sucede algo violento en Hong Kong: "sería mucho más difícil para mí firmar un acuerdo". El pasado miércoles, el Gobierno de Trump expresó una "profunda preocupación" por la supuesta presencia de movimientos paramilitares chinos a lo largo de la frontera de Hong Kong.

En un comunicado, la diplomacia estadounidense también condenó la violencia registrada estos días e instó "a todas las partes" a la moderación, aunque aseguró que apoya la libertad de expresión y de reunión pacífica en Hong Kong.

Ese mismo día, Trump se refirió en Twitter al tema y aprovechó la ocasión para mezclar a Hong Kong con la guerra arancelaria con China, aparentemente instando a Xi a que anteponga resolver la crisis con la excolonia británica a las negociaciones comerciales con Washington.

Aumento de la protestas

Las protestas en Hong Kong comenzaron en junio con la oposición a una controvertida propuesta de ley de extradición, pero han evolucionado hacia una serie de demandas de mejora de los mecanismos democráticos de la ciudad.

Los enfrentamientos violentos entre algunos de los manifestantes y la Policía son cada vez mayores. Bajo la fórmula "un país, dos sistemas", Pekín se comprometió a mantener la autonomía de Hong Kong tras recuperar la soberanía del territorio de manos británicas en 1997.