Ir a contenido

Inflación e incertidumbre

La crisis económica en Argentina comienza a generar miedo entre la población

Los comercios han comenzado a elevar los precios, algunos empresarios han cerrado sus negocios y los consumidores miran con temor la realidad de su país

El Periódico

Negocios en Argentina suben sus precios ante el asombro de los consumidores.

Negocios en Argentina suben sus precios ante el asombro de los consumidores. / Reuters

La complicada semana que está viviendo la economía argentina, marcada por tres días de fuerte devaluación del peso, comienza a tener su reflejo en el comercio, donde algunos vendedores han empezado a subir los precios de sus productos.

Según confirmó el presidente de la Cámara Argentina de Distribuidores y Autoservicios Mayoristas, Alberto Guida, a medios locales, este aumento en algunos de los artículos "ronda entre el 15 y el 20 por ciento".

Los datos oficiales sobre inflación de este mes tardarán en llegar (el Instituto Nacional de Estadística y Censos, Indec, publica mañana las cifras de julio), pero consumidores y vendedores locales comienzan a experimentar los efectos de este fenómeno.

Se respira temor

Un empresario que regenta varios comercios gastronómicos en el turístico barrio porteño de San Telmo, Alberto Fernández, afirma que "la gente está asustada y no consume".

"Acabo de salir de un lugar de perfumerías en el cual han borrado todos los precios de las cremas, desodorantes, jabones... Fueron hacia dentro y marcaron un 30 % más el precio que tenía fijo el producto", dijo a Efe Fernández, apellido que comparte con el candidato presidencial del Frente de Todos, favorito a hacerse con el cargo en octubre.

Aseguró que muchos empresarios "han cerrado los locales diciendo que se van de vacaciones", ante la incertidumbre que genera el futuro económico del país. "Hay momentos que no deja dormir (pensar en la economía), uno que es comerciante vende hoy y mañana no sabemos cómo vamos a pagar la mercancía", agregó.

La inflación

La inflación no es algo nuevo para los argentinos, quienes ya conocen prácticas como llenar las despensas al máximo ante la previsión de subidas en los precios, aunque muchas veces la economía personal no permita compras de tal magnitud.

"Nosotros no tenemos la economía como para decir que podemos comprar una provisión y a medida que los precios aumentan tenemos que acotarnos un poco en las compras que hacemos, no podemos comprar una gran cantidad de cosas debido al aumento que tenemos en los precios", declaró otro ciudadano, Mario Miranda, a la salida de un supermercado en el que observó subidas en productos como el aceite y el arroz.

Otros esperan que la situación se estabilice, aunque todos coinciden en lo difícil de sobrellevar la incertidumbre. "El dólar se disparó, no hay ventas, no hay compras, no hay listas de precios... Está todo muy paralizado, hay mucha incertidumbre", concluyó Nahuel Viasoni, uno de los muchos argentinos que estos días tienen a la economía como su principal preocupación.