Ir a contenido

CRISIS CLIMÁTICA

El Ártico puede perder su hielo aunque se cumpla el Acuerdo de París

La nieve marina podría desaparecer por completo hasta septiembre cada verano, según un estudio de la Universidad de Cincinnati

Limitar el calentamiento a 2ºC como propone el objetivo acordado en el 2016 puede no ser suficiente para evitar un cambio meteorológico excepcional

El Periódico

Oso polar probando la fuerza del hielo marino en el Ártico

Oso polar probando la fuerza del hielo marino en el Ártico / Mario Hoppmann (AFP)

El hielo marino del Ártico podría desaparecer por completo hasta septiembre cada verano si las temperaturas globales promedio suben tan solo 2ºC, según un estudio de la Universidad de Cincinnati publicado en 'Nature Communications'.

El objetivo declarado con el Acuerdo de París del 2016 es de limitar el calentamiento a 2ºC. A pesar de la retirada de EEUU como participante por parte de la Administración Trump, el pacto se supone de un esfuerzo internacional para frenar las emisiones de carbono para abordar el calentamiento.

"Lo más probable es que el hielo marino del Ártico en septiembre desaparezca efectivamente entre aproximadamente un aumento de 2 y 2,5ºC de calentamiento global", explica el estudio. "Sin embargo, limitar el calentamiento a 2ºC (como lo propone el acuerdo de París) puede no ser suficiente para evitar un Océano Ártico sin hielo".

Históricamente, septiembre es el mes en el que se observa la menor capa de hielo del Ártico durante el año posterior al corto verano polar. "Usan septiembre como medida porque ese es el periodo de transición entre el verano y el invierno en el Ártico. El hielo retrocede de junio a septiembre y luego, en septiembre, comienza a crecer nuevamente en un ciclo estacional. Y estamos diciendo que no podríamos tener hielo en septiembre", ha afirmado Won Chang, coautor del estudio y profesor asistente de Matemáticas de la Universidad de Cincinatti.

La vida silvestre del Ártico, en peligro

Cuanto menos hielo de verano tenga el Ártico, más tiempo le costará al mar volver a congelarse durante el invierno polar. Eso podría significar malas noticias para la vida salvaje de la región, como focas y osos polares que dependen del hielo marino para poder cazar y también criar.

Los investigadores aplicaron el nuevo método estadístico a las proyecciones del modelo climático del siglo XXI. Utilizando estos modelos, los autores encontraron al menos un 6% de probabilidad de que el hielo marino del verano en el Ártico desaparezca con un calentamiento de 1,5ºC por encima de los niveles preindustriales. A 2ºC, la probabilidad aumenta al 28%.

"Nuestro trabajo proporciona un nuevo marco estadístico y matemático para calcular el cambio climático y las probabilidades de impacto", ha explicado Jason Evans, profesor que trabaja en la Universidad de Nueva Gales del Sur y el Centro de Investigación sobre el Cambio Climático.