Ir a contenido

CRISIS POLÍTICA EN EL PAÍS TRANSALPINO

Renzi impulsa una alternativa para desbancar a Salvini del Gobierno italiano

El Senado fija para el próximo 20 de agosto una comparecencia de Conte

Rossend Domènech

El viceprimer ministro italiano, Matteo Salvini, este martes en el Senado.

El viceprimer ministro italiano, Matteo Salvini, este martes en el Senado. / REMO CASILLI (REUTERS)

El Senado de Italia, convocado de forma extraordinaria durante las vacaciones, rechazó este martes el voto inmediato de una moción de censura contra el primer ministro, Giuseppe Contepresentada paradójicamente por el viceprimer ministro y ministro del Interior del mismo Ejecutivo, Matteo Salvini. El rechazo se produjo porque en el momento del voto se expresó una nueva mayoría en la Cámara integrada principalmente por el Partido Demócrata (PD) y los antisistema del Movimiento 5 Estrellas (M5S), que forman parte del Gobierno populista.

La nueva mayoría había sido reclamada a gran voz una hora antes de la votación en "una llamada a todos los partidos" por Matteo Renzi, exprimer ministro y actual senador por el PD que está impulsando una alianza con el M5S para desalojar al líder de la ultraderchista Liga del poder. "Salvini, dimita y vuelva a tomar mojitos", dijo Renzi en referencia a las recientes vacaciones del ministro de Interior. En una sala repleta de informadores pidió un "gobierno institucional o como queramos llamarlo", dijo, para "escribir una nueva página de la historia italiana".

No todos los progresistas del PD siguen a Renzi en esta línea, aunque todos los que estaban presentes -algunos acababan de iniciar sus vacaciones en otra parte del mundo- votaron contra la Liga. Se trata del primer paso de una agenda electoral que nadie sabe en este momento si llevará a elecciones anticipadas o a un ejecutivo de transición, o a otro que termine la legislatura.

La censura, en el aire

Por de pronto, una vez rechazada la "prisa" de Salvini para ir al voto -había pedido que se votara la moción "mañana mismo" (este miércoles)-, Conte se presentará ante el Senado el próximo día 20. Tras defender la actuación de su gabinete, debería producirse el voto sobre la moción de censura, aunque las complejas alquimias italianas podrían ir por otros derroteros. Conte podría dimitir sin esperar el voto de la moción, o encajarla y quedarse como presidente en funciones, mientras que el presidente de la República, Sergio Mattarella, podría explorar si en el Parlamento existe otra mayoría política, alternativa a la de Liga y el M5S. Mayoría que, este martes, se formó de hecho, entre los progresistas y los antisistema.

El plato fuerte de la sesión parlamentaria debía ser los 10 minutos concedidos a Salvini, al igual que a todos los que intervinieron. Por de pronto, los siete ministros de la Liga no estaban en el banco del Gobierno y el mismo Salvini habló desde un escaño de senador. Desde el principio se advirtió que no tenía argumentos para sacar adelante su moción y para unas elecciones inmediatas, ya que empezó a provocar al hemiciclo con el bronceado de los progresistas y otras salidas de tono por el estilo.

"No existe nada más bello que dar la palabra al pueblo", dijo, subrayando "el terror que siente Renzi por el voto". Tras dedicar varios minutos despreciativos a Renzi, Salvini destacó la cantidad de empresarios que le están pidiendo "el voto inmediato" y después puso la baza gorda sobre la mesa. "¿Los M5S piden que antes del voto se recorten los parlamentarios? Pues, bien, acepto el desafío", dijo, mirando al hemiciclo como su hubiese pronunciado la palabra mágica. "¡Pero después, elecciones inmediatas!", añadió, pasando la pelota al medio campo de sus aliados. El recorte de 345 parlamentarios ya forma parte del programa de gobierno y su aprobación ha pasado positivamente tres de las cuatro lecturas parlamentarias previstas para los cambios en la Constitución. De no producirse la cuarta, entonces el tema pasa a referéndum popular.

El representante de los progresistas, que habló inmediatamente después, también hizo sus referencias irónicas al bronceado de Salvini "gracias a sus largas semanas de vacaciones" y sus "históricas bajas en Interior, en el Parlamento, en la Eurocámara cuando estaba en ella... ocupado en una campaña electoral perenne".

"La Liga ha cedido", respondieron victoriosos los antisistema, subrayando que "la fecha de las elecciones no la fija Salvini, sino el presidente de la República".