Ir a contenido

Consumían drogas juntos

Surge un nuevo cómplice de Connor Betts, el autor del tiroteo en Dayton

El Departamento de Justicia ha acusado a Ethan Kollie de comprar piezas y la armadura del arma que utilizó el atacante para matar a nueve personas

El Periódico

Personas colocan ofrendas en el lugar del tiroteo en Dayton, Ohio.

Personas colocan ofrendas en el lugar del tiroteo en Dayton, Ohio. / AP

Las autoridades de los Estados Unidos han acusado a un amigo de autor del tiroteo de Dayton (Ohio), que se saldó con nueve víctimas mortales y más de una veintena de heridos, de haber comprado componentes del arma y la armadura utilizadas en el ataque, informó el Departamento de Justicia.

Ethan Kollie, de 24 años, fue arrestado el viernes pasado por la noche por supuestamente haber mentido a las autoridades federales, poseer armas de manera ilegal y haber comprado parte del equipamiento que Connor Betts, el autor del tiroteo, usó el pasado 4 de agosto donde también murió.

Armaron juntos el rifle AM-15

De acuerdo a la declaración jurada presentada en apoyo de la denuncia penal, los agentes federales entrevistaron a Kollie el mismo día del ataque en Dayton y el joven les dijo que le gustaban las armas y que poseía dos.

Kollie reconoció también haber comprado una armadura corporal y dos componentes de arma para Betts a principios de este año. Él y Betts ensamblaron el rifle AM-15 en su apartamento hace aproximadamente 10 semanas, y luego el atacante se lo quedó y se llevó la armadura.

Por otro lado, tras la primera entrevista con las autoridades, los agentes fueron a la residencia de Kollie y encontraron un "bong" (o pipa de agua) y un fuerte olor a marihuana, además de una pequeña pistola.

Consumieron drogas

Kollie explicó que él y Betts consumieron "drogas duras", marihuana y ácido de cuatro a cinco veces por semana entre 2014 y 2015; y también admitió haber fumado cannabis todos los días desde que tenía 14 años.

La declaración jurada detalla que Kollie también dijo a los agentes que consume hongos psicodélicos, que cultiva en su residencia y que usa una "microdosis" de manera constante, afirmando que le da energía y es "divertido".

Sin embargo, Kollie respondió que no consumía drogas en el formulario que se rellena antes de comprar armas en repetidas ocasiones, lo que supone un delito en Estados Unidos con una pena de hasta cinco años.

Asimismo, poseer una arma de fuego siendo usuario ilegal de drogas permitidas con receta médica, como la marihuana, se castiga con hasta diez años de cárcel. Kollie comparecerá ante un tribunal federal de Dayton el próximo miércoles, de acuerdo al comunicado de la Justicia estadounidense.