Ir a contenido

EL DRAMA DE LA INMIGRACIÓN

Ábalos niega que el 'Open Arms' pueda pedir asilo para los 31 menores

El ministro de Fomento recuerda que la organización no ha pedido el desembarco en un puerto español y que "la presión es para Italia"

El Periódico

Refugiados a bordo del ’Open Arms’, a la espera de puerto seguro.

Refugiados a bordo del ’Open Arms’, a la espera de puerto seguro. / Twitter / @openarms_fund

La crisis del Open Arms, con los 151 inmigrantes y refugiados que lleva a bordo tras ser rescatados en alta mar, ha entrado en una suerte de declaraciones que no hacen más enredar todavía más la situación y no ofrecer soluciones. El Gobierno de Madrid sigue tirando balones fuera, responsabilizando de todo a Italia, que continúa, igual que Malta, con su política de puertos cerrados, mientras que la Comisión Europea dice estar esperando que algún país miembro se digne a acoger a los rescatados. La oenegé, por su lado, ha pedido hoy poder evacuar del barco a un bebé y su familia, a lo que finalmente Italia ha accedido. Entre el barco español y el 'Ocean Viking', que comparten Médicos Son Fronteras y SOS Mediterrané, son 507 las personas rescatadas que esperan un puerto seguro para desembarcar.

El ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, ha afirmado que el capitán del barco humanitario "no tiene capacidad jurídica" para pedir asilo para los 31 menores rescatados en el Mediterráneo, como hizo este martes ante la Embajada Española en Malta. "Entiendo que para seguir manteniendo la cuestión viva puede ser un argumento, pero no tiene esa capacidad jurídica", ha dicho Ábalos en una entrevista con Telecinco.  "No tratamos de mantener viva la 'cuestión'. Tratamos de mantener vivas a las 507 personas que hoy están sufriendo un secuestro en medio del mar", le ha respondido el fundador de la oenegé, Óscar Camps.

El ministro ha aclarado que el 'Open Arms' no ha pedido dirigirse a un puerto español y ha opinado que las últimas acciones del buque "son para presionar al Gobierno de Italia para que cumpla esa labor humanitaria". "A nosotros no nos ha pedido ningún puerto para desembarcar, no nos había comprometido al Gobierno español hasta ahora", ha insistido Ábalos, quien ha recordado que el barco "tiene bandera española" y que ha practicado rescates aunque "no tenía despacho para ello". Hoy ha sido el alcalde de Cádiz el que ha ofrecido el puerto de la ciudad para que el barco con los inmigrantes atraque.

Reputación comprometida

El dirigente socialista ha señalado que no le parece bien "que se comprometa la reputación de España" en materia de salvamento, cuando es "un país que está comprometido" con los valores de la solidaridad, como ponen de manifiesto los 806 rescates de personas que se han realizado este mes de agosto y los más de 50.000 el pasado año. "Nos irrita profundamente y nos desagrada ver la situación tan inhumana que están viviendo estos refugiados o migrantes salvados en el mar, pero hay que dimensionar el problema porque esta acción puntual no es el problema, sino las corrientes migratorias importantes", ha aseverado.

Ábalos ha recordado que "el derecho del mar, el derecho internacional exige que un salvamento se practique en el primer puerto cercano y seguro, y sin duda le corresponde a Italia y si hubiera sido a España, lo haríamos".

"Es infame el silencio de Europa"

La oenegé lamentó esta situación en sus redes sociales y aseguró que "cada día que pasa es más difícil". También arremetió contra los países de Europa por no permitir el desembarco de estos inmigrantes salvados en el Mediterráneo, una de las rutas migratorias más peligrosas del mundo.

"Es infame el silencio de Europa. La falta de humanidad y empatía les hace más culpables", reprochó la organización. La embarcación humanitaria se encuentra a unas 29 millas de las costas de la isla italiana de Lampedusa (sur), pero no puede entrar en su puerto por la prohibición del ministro del Interior del país, Matteo Salvini, que amenaza con multas y la incautación de la nave.