Ir a contenido

EL FUTURO DE EUROPA

El PIB del Reino Unido baja por primera vez desde el 2012 por la crisis del 'brexit'

La Oficina Nacional de Estadística subraya el impacto de los cambios en el calendario de la salida de la UE

El Periódico

Un británico ’anti-brexit’ protesta frente a Downing Street.

Un británico ’anti-brexit’ protesta frente a Downing Street. / REUTERS / HENRY NICOLLS

La economía del Reino Unido ha registrado su mayor contracción desde el 2012, según ha informado la Oficina Nacional de Estadística del Reino Unido (ONS), que achaca la dinámica en buena medida a la incertidumbre sobre el brexit. La noticia llega justo cuando el primer ministro, Boris Johnson, se muestra más decidido qiue nunca para abandonar la Unión Europa con o sin un acuerdo de divorcio.

El Producto Interno Bruto (PIB) ha caído a una tasa trimestral del 0,2% respecto de los tres primeros meses del año, cuando creció un 0,5%, lo que supone el prmer descenso del índice desde el cuarto trimestre del 2012, con especial incidencia en el sector industrial. En comparación con el segundo trimestre del 2018, la actividad de la economía británica creció un 1,2%, desacelerándose desde el crecimiento interanual del 1,8% registrado en el primer trimestre.

Economía estancada 

"El PIB se contrajo en el segundo trimestre por primera vez desde el 2012 después de un crecimiento robusto en el primer trimestre. Las manufacturas cayeron tras un fuerte comienzo de año, cuando se adelantó la producción con vistas a la fecha original para la retirada del Reino Unido de la UE", ha declarado Rob Kent-Smithresponsable de PIB de la ONS.

"La economía se está estancando", ha dicho un alto cargo de Price Waterhouse Coopers (PWC), Mike Jakeman. La crisis del brexit y la incierta perspectiva global han dejado a la economía británica "al filo de la navaja" para el tercer trimestre, ha explicado Jakeman.

Muchas fábricas de automóviles aumentaron la fabricación a principios de año y adelantaron los descansos de producción para prepararse para la fecha original de retirada del 29 de marzo, pero el divorcio fue retrasado por la entonces primera ministra, Theresa May.

Incertidumbre 

Entre abril y junio, únicamente el sector servicios aportó crecimiento a la economía, con una expansión del 0,1%, si bien la más débil en tres años, mientras que el sector de producción de bienes registró una caída de la actividad del 1,4%, su mayor caída desde finales del 2012.

"El sector de la construcción también se debilitó tras un boyante comienzo de año, mientras que el sector servicios prácticamente no registró crecimiento alguno", ha añadido Kent-Smith.

En su análisis, la ONS ha subrayado el impacto de los cambios en el calendario del brexitcuya fecha fue trasladada desde marzo al próximo 31 de octubre, añadiendo que hay evidencias de que la acumulación que se estaba produciendo en el primer trimestre del año proporcionó un impulso al PIB.

Advertencia de peligro 

Al ganar la batalla por la sucesión de May el mes pasado, Johnson provocó un enfrentamiento con la UE prometiendo negociar un nuevo acuerdo de divorcio y amenazando con que, si el bloque comunitario se negaba, sacaría al Reino Unido el 31 de octubre sin un acuerdo.

Pero las luces de advertencia de peligro económico están parpadeando justo cuando la batalla comercial entre Estados Unidos y China perturba la economía mundial. "Este es un período desafiante en toda la economía mundial, con un crecimiento lento en muchos países", ha señalado el ministro de Economía, Sajid Javid.

"Pero los fundamentos de la economía británica son fuertes: los salarios están creciendo, el empleo está en un nivel récord y se pronostica un crecimiento más rápido que AlemaniaItalia Japón este año", ha añadido Javid.

Ondas de choque

Muchos inversores especulan con que una retirada sin acuerdo repreentaría un fuerte impacto para la economía mundial, llevaría a Londres a una recesión, agitaría los mercados financieros y debilitaría la posición de la City como el centro financiero internacional preeminente.

El Banco de Inglaterra la semana pasada predijo que el crecimiento solo representará un repunte limitado a una tasa trimestral de 0,3% durante el trimestre actual y que el crecimiento para todo el año caerá a 1,3%.

La economía del Reino Unido se ha desacelerado desde la votación de junio de 2016 para abandonar la UE, con tasas de crecimiento anual que cayeron desde más del 2% antes del referéndum para expandirse en un 1,4% el año pasado.

Consecuencias de la retórica

Desde el 2016, la cotización de la libra británica ha estado muy condicionada por el brexit, y después de que se anunciafra el resultado del referéndum tuvo la mayor caída en un solo día desde que se introdujera la era de los tipos de cambio libres, a principios de la década de los 70.

"El torbellino de brexit de los tories está rompiendo la economía, incluido Boris Johnson, que ahora nos lleva a una salida sin acuerdo", ha dicho el número dos del Partido LaboristaJohn McDonnell.

"Es hora de poner fin a esta incompetencia de los sucesivos gobiernos conservadores. Necesitamos unas elecciones generales y un gobierno laborista para cambiar este país", ha advertido McDonnell.