ORIENTE PRÓXIMO

Siria denuncia el pacto entre EEUU y Turquía para crear una zona de control en su territorio

El acuerdo establece un centro de operaciones conjuntas para administrar una franja de territorio sirio en la frontera turca

Damasco acusa a ambos países de que la medida representa una "violación flagrante" que atenta contra su soberanía

Vehículos blindados de la coalición liderada por EEUU en la ciudad de Ras al-Ain, en la provincia siria de Hasakeh, cerca de la frontera turca, el 28 de julio de 2019 y un convoy de vehículos blindados turcos que se dirigen hacia el punto de cruce de Bab al-Hawa entre Siria y Turquía el 20 de junio de 2019

Vehículos blindados de la coalición liderada por EEUU en la ciudad de Ras al-Ain, en la provincia siria de Hasakeh, cerca de la frontera turca, el 28 de julio de 2019 y un convoy de vehículos blindados turcos que se dirigen hacia el punto de cruce de Bab al-Hawa entre Siria y Turquía el 20 de junio de 2019 / Aaref WATAD (AFP)

Se lee en minutos

El Periódico

El Gobierno sirio ha rechazado enérgicamente el acuerdo alcanzado por Washington y Ankara para crear una franja bajo control militar turco en el noreste de Siria, al considerarlo un ataque a su soberanía.

"La República Árabe Siria expresa su rechazo contundente y absoluto al acuerdo anunciado por los dos ocupadores, estadounidense y turco, sobre la llamada zona segura, que representa una agresión escandalosa a la soberanía del territorio sirio", ha dicho una fuente del Ministerio de Exteriores citada por la agencia estatal SANA.

El portavoz del Gobierno sirio ha advertido de que el acuerdo es un reflejo de la asociación entre estos dos países contra Siria, con miras a cumplir con los intereses de la "ocupación israelí" y las aspiraciones de Ankara de ampliar su territorio más allá de sus fronteras.

El pacto, que prevé la creación de un centro de operaciones conjuntas en Turquía para coordinar con Estados Unidos la creación de una zona de seguridad, es considerado una "violación flagrante" de los principios del Derecho Internacional y la Carta de la ONU, según el Ejecutivo de Al Asad .

Negociación bilateral

Turquía EEUU han negociado desde hace meses la creación de una franja de seguridad a lo largo de la parte oriental de la frontera turcosiria, al este del río Éufrates, un territorio de mayoría de población kurda y dominado por las milicias kurdosirias Unidades de Protección del Pueblo (YPG), apoyadas por EEUU.

El anuncio del pacto se produce días después de que Ankara retirase su amenaza de intervenir militarmente en el noreste de Siria ante la falta de acuerdo que había con Washington sobre el asunto. Ambas partes han acordado implementar el acuerdo lo antes posible, sin dar un plazo concreto ni aclarar la anchura de la franja bajo control militar turco, que Ankara exigía que fuese de 32 kilómetros, algo inaceptable para las YPG.

El Ejecutivo de Ergodan considera las YPG terroristas por sus vínculos con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda activa en Turquía. Sin embargo, Washington respalda a las YPG como aliadas en la lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico. el grupo yihadista Estado Islámico

El acuerdo polémico

Los dos países han acordado la "implementación rápida de medidas iniciales para abordar las preocupaciones de seguridad de Turquía". Aun así, ambos han dado pocos detalles del pacto, que ha sido fruto de tres días de conversaciones entre delegaciones militares y meses de estancamiento sobre hasta qué punto la zona segura debería extenderse a Siria y quién debería comandar las fuerzas que la patrullan.

La zona propuesta tiene como objetivo asegurar una franja de tierra que se extiende más de 400 km a lo largo de la frontera noreste de Siria con Turquía, en gran parte controlada por la milicia kurda YPG.  También han explicado que la zona segura debería ser un "corredor de paz", y que se haría todo lo posible para que los sirios desplazados por la guerra pudieran regresar a su paíssirios desplazados por la guerra pudieran regresar a su país.

Ninguna de las partes ha comentado si se han consensuado ya los dos puntos principales que habían dividido a los dos aliados de la OTAN. Washington ha propuesto una zona segura de dos niveles, con una franja desmilitarizada de cinco kilómetros reforzada por 9 km adicionales libres de armas pesadas, que se extienden en total a menos de la mitad de la distancia a Siria que Turquía está buscando.

Puntos de contención

Turquía también ha dicho que debe tener la máxima autoridad sobre la zona, otro punto de divergencia con EEUU. El Ministerio de Defensa turco ha comunicado que no dará más detalles por ahora del acuerdo, cuya noticia ha ayudado a la lira turca a alcanzar su nivel más fuerte esta semana. 

El ministro de Defensa en Turquía, Hulusi Akar, había expresado anteriormente que Washington se estaba acercando a las opiniones de Ankara sobre las zonas segura propuesta. Sin embargo, tres funcionarios turcos han expresado su impaciencia por las conversaciones y han advertido que Ankara esta lista para actuar por su cuenta, según informa Reuters. 

La réplica ha llegado por parte de un alto funcionario kurdosirio, que ha reiterado que cualquier ataque turco contra las fuerzas dirigidas por los kurdos en el noreste de Siria provocaría una "gran guerra".

Retroceso de la decisión original

Donald Trumpanunció el año pasado que las fuerzas estadounidenses abandonarían Siria comenzó una retirada progresiva, una decisión aplaudida por Ankara, y los dos aliados de la OTAN acordaron crear la zona segura.

Te puede interesar

Un  informe del Departamento de Defensa de EEUU ha advertido sobre un resurgimiento del Estado Islámico en el noreste de Siria, y explica que los grupos kurdos respaldados por los EEUU no estan equipados para manejar las resurgentes células yihadistas sin el apoyo de Washington.

"La reducción parcial [de EEUU] se produjo en un momento en que estos combatientes necesitan capacitación y equipamiento adicionales para generar confianza con las comunidades locales y desarrollar la inteligencia humana necesaria para enfrentarse a las células insurgentes [de Estado Islámico] y las capacidades de los insurgentes en Siria", ha destacado el informe.