Ir a contenido

TRAS LAS MASACRES

La visita de Trump a El Paso y Dayton genera dudas y rechazo, en streaming

La eventual presencia del presidente de los EEUU en estas ciudades luego de los tiroteos, ha generado polémica entre la sociedad y críticas por parte de los líderes demócratas

El Periódico

La visita que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, hará a las ciudades afectadas por los tiroteos masivos del fin de semana, El Paso y Dayton, han generado sentimientos encontrados entre sus ciudadanos y líderes locales.

Trump viajará primero a Dayton (Ohio), donde un hombre asesinó a nueve personas la madrugada del domingo antes de ser abatido por policías. La alcaldesa de Dayton, la demócrata Nan Whaley, dijo que sus conciudadanos "deben alzarse y decir que no están contentos de que venga si es que no están contentos".

"Mirad, no tengo ni idea de lo que piensa el presidente Trump, ¿de acuerdo? Solo puedo esperar que, como presidente de Estados Unidos, venga aquí porque quiere dar valor a nuestra comunidad y reconoce que eso es lo que nuestra comunidad necesita", añadió.

Su visita a El Paso

Pero la visita realmente polémica llegará por la tarde, cuanto aterrice en El Paso, donde un ataque antiinmigración dejó 22 muertos el sábado en un supermercado de esta ciudad de Texas fronteriza con México. Las autoridades consideran que el tirador, que fue detenido, es el autor de un manifiesto en el que advierte de una "invasión hispana en Texas" y en general se hace eco del discurso contrario a la inmigración de Trump.

El alcalde de El Paso, el republicano Dee Margo, dijo como Whaley que recibirá a Trump en su condición de autoridad, aunque le invitó a no repetir sus comentarios pasados sobre la ciudad. Trump mantiene una tensa relación con El Paso desde que en enero aludió a esta ciudad fronteriza con la mexicana Ciudad Juárez durante su discurso sobre el Estado de la Unión.

El presidente afirmó entonces que, antes de la construcción del muro que separa las dos ciudades entre el 2008 y el 2009, El Paso se consideraba "una de las más peligrosas del país" por sus tasas de violencia "extremadamente altas", una afirmación que se demostró falsa y que generó gran controversia.

Que no vaya a El Paso

Varios dirigentes demócratas han instado a Trump a que no viaje a El Paso al culpar del reciente ataque a su discurso sobre la inmigración. "Este presidente, que ha ayudado a crear el odio que hizo posible la tragedia del sábado, no debería venir a El Paso. No necesitamos más división. Necesitamos sanar. No tiene cabida aquí", dijo el precandidato demócrata a la Casa Blanca Beto O'Rourke, oriundo de El Paso.

La representante demócrata Verónica Escobar, que representa al distrito de El Paso en el Congreso, también dijo que Trump "no es bienvenido" en la ciudad y rechazó la invitación que le hizo la Casa Blanca para participar en la comitiva que encabezará el presidente. "He declinado la invitación porque rechazo ser un accesorio a su visita. Rechazo unirme sin un diálogo sobre el dolor que sus comentarios y actos racistas y de odio han causado a nuestra comunidad y a nuestro país", dijo en Twitter.

Por su parte, el presidente del Partido Republicano en el condado de El Paso, Adolpho Telles, dijo que los demócratas están utilizando la visita de Trump "en su propio beneficio político". Pocos detalles se conocen de las visitas de Trump programadas para mañana más allá de los que explicó este martes su asesora Kellyanne Conway.

Conway dijo que la agenda del mandatario en Dayton y El Paso será similar a la de visitas anteriores a sitios afectados por desastres naturales o tiroteos, donde se ha reunido con víctimas, policías y unidades de emergencias.

Una ciudadana de Dayton demuestra su rechazo al presidente Donald Trump.

Una ciudadana de Dayton demuestra su rechazo al presidente Donald Trump. / GETTY IMAGES NORTH AMERICA