Ir a contenido

Índice de criminalidad

El Salvador registró 1.700 homicidios en lo que va del 2019

Julio se convirtió en el mes con menos muertes violentas de 2019 con 154 asesinatos

El Periódico

La Policía de El Salvador detiene a sospechosos.

La Policía de El Salvador detiene a sospechosos. / AFP

La cifra de homicidios en El Salvador se redujo aproximadamente un 17,6 % en los primeros siete meses de 2019, en comparación con el mismo período del año pasado, en momentos en los que el Gobierno busca arrebatar el control de varios territorios a las pandillas, informó el Ejecutivo.

Las cifras oficiales indican que entre enero y julio del año en curso fueron asesinadas al menos 1.729 personas, cifra inferior en 369 muertes violentas a las 2.098 registradas en esos meses de 2018.

Julio se convirtió en el mes con menos muertes violentas de 2019 con 154 asesinatos, un 47 % menos que los 291 homicidios computados en el mismo mes del año anterior.

De acuerdo con las autoridades de seguridad salvadoreñas, esta es la cifra más baja de homicidios computada desde abril de 2013, cuando los homicidios sumaron 143.

Dos portavoces del actual Gobierno, que asumió el poder el pasado 1 de junio, aseguraron a Efe que las cifras de los dos últimos meses incluyen los datos de pandilleros fallecidos en tiroteos con las fuerzas de seguridad y de los cuerpos recuperados de cementerios clandestinos.

Esta aclaración surge a raíz de una polémica generada por la presentación de cifras a mediados de junio sin los referidos datos.

El Ejecutivo que preside Nayib Bukele atribuye esta baja en los asesinatos a un plan de control territorial lanzado el pasado 20 de junio y con el que se han concentrado a más 7.000 efectivos de la Policía y el Ejército en 22 localidades.

"La reducción en los homicidios ha sido posible por el control del Gobierno en los territorios, hemos tenido un control absoluto", aseguró este viernes el ministro de Seguridad, Rogelio Rivas, en declaraciones a periodistas.

Diferentes organizaciones sociales han criticado el plan de seguridad de Bukele porque, a su juicio, reproduce acciones implementadas en otros gobiernos y con las que no se consiguieron resultados a largo plazo.

El aumento de efectivos militares en las calles es uno de los elementos del plan más cuestionados, dado que Bukele ha prometido incrementar la cifra de soldados en labores de seguridad.