Ir a contenido

TENSIÓN ARMAMENTÍSTICA

Corea del Norte realiza su segundo test de misiles de corto alcance en una semana

Pionyang hace un nuevo test pocos días antes de que empiecen las maniobras conjuntas de Seúl y Washington

El Periódico

Corea del Norte realiza un nuevo lanzamiento de proyectiles, según Seúl. / JUNG YEON-JE (AFP)

Corea del Norte lanzó este miércoles dos misiles balísticos de corto alcance, un test armamentístico similar al que realizó la semana pasada y que tiene lugar a pocos días de que comiencen las maniobras militares de Seúl Washington a las que se opone Pionyang.

Los lanzamientos tuvieron lugar a las 5.06 y 5.27 hora local desde una zona próxima a Wonsan, en la costa oriental del país y la misma área desde donde se probaron el pasado jueves otros dos proyectiles similares, informó el Estado Mayor Conjunto surcoreano.

Los misiles cayeron en el Mar de Japón (llamado Mar del Este en las dos Coreas) tras recorrer unos 250 kilómetros, y podrían ser del mismo tipo que los lanzados hace seis días por Pionyang, según el Ejército surcoreano, que continúa analizando junto a Estados Unidos los detalles del nuevo test armamentístico del régimen.

Fricción constante

Seúl condenó la acción y exigió a Pionyang que cese unas provocaciones que amenazan con hacer repuntar la tensión en la región, mientras las negociaciones entre Estados Unidos Corea del Norte para la desnuclearización del régimen continúan estancadas.

"Los lanzamientos sucesivos de Corea del Norte no contribuyen a los esfuerzos para reducir tensiones en la península de Corea, y llamamos a poner fin a estos actos", señaló el Estado Mayor Conjunto surcoreano en un comunicado. En otra nota, la oficina presidencial surcoreana expresó su "fuerte preocupación" por la posibilidad de que el test "tenga un impacto negativo en los esfuerzos para establecer la paz en la penínsura".

Los medios norcoreanos no han informado por el momento de los nuevos lanzamientos, tras señalar la semana pasada que los anteriores tests fueron supervisados personalmente por el dictadorKim Jong-un, y calificarlos como "demostración de fuerza" y llamada de advertencia a los "militares belicistas surcoreanos".

Cichos lanzamientos supusieron la primera prueba militar de Pionyang tras la histórica cumbre que reunió a su líder y al presidente estadounidense, Donald Trump, el pasado 30 de junio en la frontera entre las dos coreas.

Reacción internacional

El último lanzamiento se produce antes de la primera visita oficial del recién nombrado Secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper, a Seúl, que el Pentágono anunció el martes como parte de una gira por Asia en agosto.

El Secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, y el principal negociador de Corea del Norte de EEUU también se dirigieron al Foro Regional de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) en la capital tailandesa, donde Pompeo dijo que tenía la esperanza de que los funcionarios de EEUU pudieran reunirse con sus homólogos norcoreanos.

Trump Pompeo minimizaron los lanzamientos de la semana pasada y Pompeo continuó expresando su esperanza de un camino diplomático con Corea del Norte. Las fuerzas militares estadounidenses en Corea del Sur estaban al tanto del lanzamiento de este miércoles, dijo un portavoz.

Ejercicios militares de Seúl y Washington

Trump y Kim se reunieron el 30 de junio en la Zona Desmilitarizada (DMZ) entre las dos Coreas, pero Piongyang acusó a Washington de romper una promesa al planear realizar ejercicios militares conjuntos con Corea del Sur en agosto y advirtió de que los ejercicios podrían descarrilar las conversaciones.

Corea del Norte también alertó sobre un posible fin de la congelación de las pruebas de misiles nucleares y de largo alcance desde el 2017, lo que Trump ha esgrimido en repetidas ocasiones como evidencia del éxito de su compromiso con Kim.

Los nuevos misiles

Los lanzamientos de este miércoles fueron desde el área de Wonsan en la costa este de Corea del Norte, la misma área donde se dispararon misiles la semana pasada. Los proyectiles, denominados KN-23, están diseñados para evadir los sistemas de defensa antimisiles al ser más fáciles de ocultar, lanzar y maniobrar en vuelo, dijeron los expertos. Los analistas han explicado que el alcance y la altitud de los vuelos del miércoles podrían indicar una demostración o prueba de esas capacidades.

El ministro de Defensa de Corea del Sur, Jeong Kyeong-doo, manifestóque detener un misil como el KN-23 es difícil, aunque los sistemas de defensa antimisiles de Corea del Sur pueden detectarlos e interceptarlos.