Ir a contenido

Premiación chavista

Maduro condecoró a activistas que "defendieron" la embajada de Venezuela en Washington

Venezuela atraviesa un pico de tensión política desde el pasado enero

El Periódico

Maduro recibió a los activistas que se atrincheraron en la embajada de Venezuela en la capital estadounidense.

Maduro recibió a los activistas que se atrincheraron en la embajada de Venezuela en la capital estadounidense. / Twitter

El ministro de Asuntos Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, informó de que el gobernante Nicolás Maduro condecoró a un grupo de activistas de EE.UU, quienes durante un mes permanecieron en la embajada venezolana en Washington para impedir el ingreso de enviados del líder opositor Juan Guaidó.

La transmisión de la televisión estatal mostró imágenes del encuentro de Maduro con la decena de activistas estadounidenses en el Palacio de Miraflores (sede del Gobierno) y luego el canciller Arreaza declaró que el gobernante "les ha entregado, como un homenaje, la réplica del sable del Libertador Simón Bolívar".

En mayo pasado las autoridades de EE.UU. terminaron con una protesta de activistas a favor de Maduro en el interior de la legación venezolana en Washington, que había empezado el 10 de abril, y permitieron el ingreso de los enviados del líder opositor Juan Guaidó.

El canciller destacó que los activistas "defendieron territorio venezolano contra la agresión del gobierno estadounidense", además de haber dado "una batalla por Venezuela, pero en el fondo una batalla por la paz".

Arreaza recordó que algunos de los activistas estadounidenses enfrentan penas de prisión y multas "por defender a Venezuela".

El periodista Max Blumenthal criticó "el bloqueo que se está imponiendo al gobierno de Venezuela" y advirtió que participó en la protesta en la legación venezolana "en defensa del derecho internacional".

Además manifestó que los integrantes del colectivo han actuado "siempre sin ningún tipo de temor ante los ataques, ni de los medios de Estados Unidos ni del Gobierno".

Venezuela atraviesa un pico de tensión política desde el pasado enero, cuando Maduro juró un nuevo mandato de seis años que no reconoce la oposición y parte de la comunidad internacional, debido a que el gobernante obtuvo la reelección en unos comicios en los que se prohibió participar a los principales líderes opositores.