Ir a contenido

GUERRA ECONÓMICA

Trump amenaza a China con pactos comerciales más duros si es reelegido

El mandatario apremia a Pekín a consensuar un acuerdo en el marco de una nueva ronda de negociaciones

"Probablemente, tendrían que esperar a que ganen las elecciones uno de los payasos demócratas", comenta

El Periódico

El presidente de China, Xi Jinping, y de EEUU, Donald Trump, durante un encuentro en Pekín. 

El presidente de China, Xi Jinping, y de EEUU, Donald Trump, durante un encuentro en Pekín.  / ANDREW HARNIK (AP)

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha advertido a China de que no esperará a la conclusión de su mandato para finalizar cualquier acuerdo comercial, al tiempo que ha sostenido que si gana la reelección en la contienda presidencial estadounidense de noviembre del 2020, el resultado podría ser que no se alcanzara un pacto o que este fuera peor.

"El problema es que si China espera [al final del mandato] y yo gano, el acuerdo que obtendrían será mucho más difícil de alcanzar que en las circunstanciAs de las actuales negociaciones o incluso podría no haber ningún acuerdo", ha publicado el mandatario en su cuenta de Twitter coincidiendo con el inicio de una nueva ronda de conversaciones comerciales entre ambos países en Shanghái.

"China anda muy mal, lo peor en 27 años", ha dicho el presidente. "Se suponía que empezarían a comprar ahora nuestros productos agropecuarios, y no hay señal de ello; simplemente no cumple", ha añadido. El mandatario ha recurrido de nuevo a su uso peculiar de mayúsculas en otro  tuit: "Nuestra economía se ha vuelto MUCHO más grande que la Economía China en los últimos tres años".

Representantes de China y Estados Unidos se han reunido este martes en Shanghái en la primera ronda de negociaciones comerciales tras el encuentro el 29 de junio del presidente Trump y su homólogo chino Xi Jinping, en el marco de la cumbre del G-20 en Osaka, Japón.

Desequilibrio

"Mi equipo está negociando con ellos ahora, pero ellos [por los chinos] siempre cambian lo acordado al final para beneficiarse", ha sostenido. "Probablemente, tendrían que esperar a que pasen nuestras elecciones a ver si consiguen uno de los payasos demócratas", ha dicho.

Las negociaciones se habían detenido en mayo, y Trump subió del 10% al 25% los aranceles, lo que llevó a Pekín a imponer tasas a productos estadounidenses por valor de 60.000 millones. Las tensiones entre ambos gobiernos tienen sus raíces en el desequilibrio de la balanza comercial a favor de China, que exporta 419.000 millones de dólares más de lo que importa desde Estados Unidos, y que Trump asegura que se debe a las injustas prácticas comerciales del gigante asiático.