Ir a contenido

GABINETE SIN DISONANCIAS

Trump fuerza la salida de Dan Coats, Director Nacional de Inteligencia crítico con Rusia

El alto cargo ha mostrado crecientes tensiones y divergencias con el presidente en materias de seguridad nacional

El mandatario nomina para el cargo a John Ratcliffe, un congresista conservador leal y afín que es su acérrimo defensor

Idoya Noain

Dan Coats, jefe de la inteligencia de EEUU destituido por Trump.

Dan Coats, jefe de la inteligencia de EEUU destituido por Trump. / SAUL LOEB (AFP)

Donald Trump ha logrado sacar de su gabinete otra de las pocas voces ocasionalmente disonantes que quedaban y sigue construyendo un equipo donde el máximo activo es la lealtad. El domingo el presidente de Estados Unidos anunció la salida de Dan Coats del puesto de Director Nacional de Inteligencia (DNI por sus siglas en inglés) y su intención de sustituirlo por el congresista tejano John Ratcliffe, acérrimo defensor del mandatario.

La dimisión, que se hará efectiva el 15 de agosto, no ha sido una sorpresa y hace tiempo que se esperaba en Washington. La ha buscado el propio Coats, culminando constantes y crecientes diferencias y tensiones con el ocupante del Despacho Oval en trascendentales cuestiones de seguridad nacional.

Alerta sobre Rusia

Coats, que antes de formar parte del equipo de Trump fue congresista y senador durante casi un cuarto de siglo y también embajador en Alemania para George Bush, ha defendido firmemente a la comunidad de inteligencia que el presidente ataca constantemente. Ha subrayado también en repetidas ocasiones la gravedad de la interferencia de Rusia en los procesos electorales de EEUU desde el 2016 que Trump minimiza, ha abogado por el acercamiento a aliados en Europa y ha mostrado su incomodidad con la relación cercana que Trump mantiene con Vladimir Putin.

Asimismo, desde el cargo Coats ha expuesto análisis divergentes de los del mandatario en lo que se refiere, por ejemplo, a Corea del Norte, Irán o el Estado Islámico. En enero, en una comparecencia ante el Congreso, Coats advirtió de que es improbable que Pyongyang se deshaga de su arsenal nuclear, aseguró que Irán no está dando pasos para hacerse con un arma nuclear y determinó que el EI aún puede provocar violencia en Siria. 

Trump no quiere lo que ve como faltas de lealtad y su capacidad para aplacarlas ya se demostró en dimisiones o ceses como las de Jim Mattis como secretario de Defensa, John Kelly como jefe de gabinete o H. R. McMaster como asesor de seguridad nacional. Y en su esfuerzo por crear un gabinete sin cacofonías profundas ni superficiales, y demostrando su desdén por el aparato tradicional del Partido Republicano y su encumbramiento de los conservadores dispuestos a cerrar filas a su alrededor, apuesta por sustituir a Coats con Ratcliffe, que aún deberá ser confirmado por el Senado. La semana pasada el congresista republicano destacó en la comparecencia de Mueller en el Congreso al criticar duramente, como hace el presidente, al fiscal especial y su investigación, tratando de vincularla a supuestos espurios motivos partidistas y llegó a asegurar que se ha tratado al presidente "por debajo de la ley".