Ir a contenido

cambio en el reino unido

Johnson se topa en Escocia con un muro de rechazo a su estrategia para el 'brexit'

Begoña Arce

Boris Johnson junto a la ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, en Edimburgo, el pasado mes de julio.

Boris Johnson junto a la ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, en Edimburgo, el pasado mes de julio. / REUTERS / DUNCAN MCGLYNN

Boris Johnson ha recibido un doble y rotundo rechazo en Escocia a su plan para el ‘brexit’ sin acuerdo. En su primera incursión en tierras escocesas como primer ministro ha quedado claro que la opción de una salida por las bravas, con la que amenaza el Gobierno de Londres, no es aceptable para ninguno de los partidos escoceses. En Edimburgo, donde ha sido abucheado, Johnson se ha enfrentado a la hostilidad no sólo de la ministra principal independentista, Nicola Sturgeon, algo dentro de la lógica política. Más chocante es el repudio de la líder escocesa de los conservadores, Ruth Davidson, quien jamás ha apoyado a Johnson y difiere radicalmente de su estrategia. “Le he dicho que quiero ver el mismo nivel de energía y vigor que se está poniendo en la planificación de una salida sin acuerdo en tratar de lograr un pacto”, ha declarado Davidson.  

Sturgeon por su parte considera que el camino que ha tomado el Gobierno de Johnson "es peligroso". "Este primer ministro parece considerar inevitable un ‘brexit’ sin acuerdo. La posición que ha tomado hace muy difícil ver cómo se puede logar algún acuerdo con la Unión Europea y creo que sería catastrófico para Escocia y para todo el resto del Reino Unido”

Retórica belicosa 

Johnson se niega a hablar con los líderes europeos hasta que no eliminen la salvaguarda para la frontera en Irlanda del Norte. Hasta ahora ha ignorado las invitaciones para celebrar un encuentro, tanto de la cancillera alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Emmanuel Macron. El británico ni siquiera se ha dignado a ponerse al teléfono cuando le llamó su homólogo irlandés, Leo Varadkar, lo que el Sinn Féin calificó de gesto “ofensivo y descortés”. 

La  retórica belicosa del Gobierno ha hecho caer nuevamente la libra esterlina a su nivel más bajo en los últimos dos años.  La Confederación de la Industria Británica (CBI), la gran patronal, ha advertido  que ni el Reino Unido ni la Unión Europea están suficientemente preparados para un ‘brexit’ sin acuerdo. El ministro de Finanzas, Sajid Javid, se dispone a facilitar otros 1.000 millones de libras esterlina (1.097 millones de euros) extras para amortiguar el golpe de salida sin pacto alguno.