CRECE EL MALESTAR EN RUSIA

Moscú reprime sin contemplaciones una manifestación en favor de elecciones libres

La policía detiene a más de mil personas en un tenso acto de protesta ante la alcaldía moscovita por el veto a los candidatos opositores en las elecciones locales

Un despliegue de seguridad no visto en muchos años toma el centro de la capital y realiza varias cargas contra los miles de manifestantes que desafiaban la prohibición oficial

Varios policías detienen a una mujer durante la manifestación de este sábado en el centro de Moscú.

Varios policías detienen a una mujer durante la manifestación de este sábado en el centro de Moscú. / ALEXANDER ZEMLIANICHENKO (AP)

3
Se lee en minutos
Marc Marginedas
Marc Marginedas

Corresponsal para la exURSS

Escribe desde Moscú

ver +

No ha habido ningún tipo de contemplaciones con los miles de manifestantes que este sábado, puntualmente, a las 14.00 horas, se habían congregado en los aledaños de la alcaldía de Moscú para protestar contra la expulsión de los candidatos opositores en las elecciones locales que tendrán lugar el próximo septiembre. Entre gritos, empujones, y consignas tales como "es nuestra ciudad" o "Rusia sin Putin", los congregados han desafiado la prohibición de las autoridades, protagonizando escenas de gran dureza en el mismo centro de la capital rusa y resultando detenidas a más de mil personas.

Las protestas han seguido durante toda la tarde, cuando los manifestantes se han concentrado al grito de "Putin, ladrón" en la plaza Trubnaya, ubicada en el noroeste de Moscú, mientras la policía seguía realizando detenciones aleatorias. Entre los centenares de arrestados se encuentra María Aliojina, una de las integrantes del grupo Pussy Riot.

El despliegue policial para reprimir la acción de protesta ha superado de largo lo visto en las últimas convocatorias opositoras. Miles de antidisturbios posicionados en ambas aceras de la avenida Tverskói, el equivalente moscovita al Paseo de Gracia barcelonés, iban cerrando espacios y separando y arrinconando a los manifestantes, que en todo momento han mantenido una actitud de desafío y no se han dejado arredrar. En cada ocasión que alguien era arrestado, atronadores abucheossilbidos y gritos de "¡vergüenza!" partían de la muchedumbre.

Zoya, que no quiere mencionar su apellido, acude con frecuencia a las manifestaciones opositoras, aunque admite tener "miedo". "Cuido de mi padre, que tiene 90 años; si me detienen, temo por él", comenta. No le sorprende la dureza de la represión policial, algo que, según su opinión, constituye una muestra del estado de ánimo entre la élite. "Tienen miedo, y por eso emplean toda su fuerza represora", explica, señalando a los antodisturbios.

Corrupción colosal

No lejos de ella, Larissa Ts. que fue diputada en la asamblea moscovita durante un decenio por el barrio de Sókol antes de que los candidatos de Rusia Unida, el partido oficialista, barrieran "mediante fraude" en las últimas elecciones, denuncia el descomunal  "nivel de corrupción" que observó en la alcaldía durante sus años de mandato. En especial en la empresa 'BGU Zhilishnik', un monopolio municipal financiado con dinero público que se encarga de tareas municipales, desde la limpieza de los portales a la retirada de la nieve en invierno.

 

"Es colosal el dinero que se llevan; no tienen ningún contrapeso", se enerva. Larissa rechaza la cínica idea de que manifestarse en la Rusia actual "no sirve de nada" más que para ponerse a uno en peligro, y subraya que la indignación de los rusos "va a más"Aleksandr, programador de 30 años, explica que ha acudido a la convocatoria para exigir que le devuelvan el derecho a "elegir a sus representantes", tal y como recoge "la Constitución". Entre ambos, una mujer gritaba, indignada: "¡Estos policías tendrían que estar en Irkutsk, ayudando, y no aquí!". Se refería a las inundaciones que ha padecido esa región de Siberia en las últimas semanas, con miles de damnificados.

Noticias relacionadas

Durante las cargas policiales se han producido numerosos heridos, incluyendo fracturas en las piernas, en la cabeza o pérdidas de conocimiento, según la organización OVD Info. Algunos periodistas han recibido porrazos y hasta diputados han sido inmovilizados en el suelo y golpeados con patadas. Un grupo de manifestantes que huía de la policía pudo refugiarse en una iglesia de un callejón próximo gracias a que los sacerdotes les abrieron la puerta, según informa 'Meduza'.

El veto a los candidatos opositores a Putin desencadena las protestas

El veto a los candidatos opositores a <strong>Putin</strong> en las municipales del 8 de septiembre ha sido el desencadenante de las duras protestas de ayer. La comisión electoral de Moscú rechazó las listas con el argumento de que las firmas no eras válidas y acusó a los opositores de incluir a  300 "almas muertas" y a casi 10.000 personas inexistentes.

Temas

Rusia