Ir a contenido

MALESTAR EN RUSIA

El activista ruso Navalni vuelve a ser detenido, días después de una multitudinaria manifestación opositora en Moscú

El activista, arrestado junto al portal de su casa cuando se disponía a hacer deporte, había convocado nuevas acciones de protesta exigiendo elecciones libres

Marc Marginedas

Detención de del opositor ruso Alexei Navalny, el 12 de junio del 2019.

Detención de del opositor ruso Alexei Navalny, el 12 de junio del 2019. / MAXIM SHEMETOV (REUTERS)

"El deporte, a veces es perjudicial.....yo estoy aquí, como un tonto, en la comisaría, en pantalones de correr". Con indisimulado sarcasmo y un punto de humorAlekséi Navalni, el bloguero anticorrupción y principal figura de la oposición en Rusia, ha explicado este miércoles a sus seguidores a través de un vídeo difundido en Instagram que ha sido arrestado de nuevo por la policía. La detención se produce pocos días después de que la oposición rusa celebrara en Moscú su acto de protesta más multitudinario de los últimos años para exigir elecciones libres.

 

Los más de 20.000 manifestantes congregados el pasado sábado en la avenika Akademika Sajárova de Moscú demandaban que las autoridades electorales capitalinas levantaran el veto impuesto a la totalidad de candidaturas opositoras presentadas en las elecciones locales que se celebrarán el próximo septiembre, esgrimiendo defectos de forma. Durante el acto, Navalni tomó la palabra y amenazó con organizar acciones de protesta permanentes en la capital en el caso de que los organizadores de los comicios no pongan fin a la prohibición. De hecho, el bloguero anticorrupión ha convocado a sus seguidores a concentrarse ante la alcaldía el próximo sábado si para entonces las peticiones opositoras no habían sido satisfechas. 

Kira Yarmich, portavoz de Navalni, ha admitido en Twitter que en esta ocasión, el activista ha sido acusado de conovocar "manifestaciones no autorizadas", un delito que, según la legislación rusa, se castiga con hasta 30 días de prisión. Navalni, inhabilitado para los cargos públicos debido a una sentencia condenatoria en un caso de corrupción calificado de "político" por las oenegés de derechos humanos, es un asiduo visitante de las comisarías moscovitas. A principios de mes, pasó 10 días recluido tras ser detenido en una manifestación de apoyo al periodista de investigación Iván Golunov, víctima de un burdo montaje policial.         

Actos cada vez más multitudinarios

Los actos organizados por la oposición congregan a cada vez más público, un proceso que discurre paralelo al creciente malestar social que se está instalando en el país. Las raquíticas cifras de crecimiento del PIB, que en este ejercicio aumentará poco más de un 1%, según las previsiones oficiales, contribuyen a extender entre la ciudadanía la impresión de que el país está estancado, en contraste con otras economías emergentes como China. Además, ante las crecientes estrecheces presupuestarias, las autoridades han empezado a adoptar medidas impopulares, como el aumento de la edad de jubilación el pasado año. Y todo ello está contribuyendo a la merma de la popularidad del presidente Vladímir Putin y de la élite política en general.          

               

Temas: Rusia