NUEVA GUERRA FRÍA

Grave incidente aéreo entre Corea del Sur y Rusia

Cazas surcoreanos realizan disparos de advertencia contra una nave de alerta temprana de nacionalidad rusa que violó su espacio aéreo en dos ocasiones

El enfrentamiento coincide con la primera patrulla aérea conjunta chino-rusa en Asia-Pacífico, una cooperación militar que inquieta en Seúl, Tokio y Washington

Avión ruso que violó el espacio aérero surcoreano.

Avión ruso que violó el espacio aérero surcoreano.

Se lee en minutos

Un grave incidente aéreo entre Corea del Sur Rusia ha evidenciado de nuevo las fuertes tensiones internacionales que perduran en estos momentos en el mundo. Una aeronave rusa de alerta temprana Beriev A-50 ha violado este martes en dos ocasiones el espacio aéreo surcoreano obligando a cazas de ese país a salir a su encuentro y a disparar más de un centenar de disparos de alerta. Las autoridades de Seúl han advertido a Moscú de que en el caso de que se repitiera la maniobra, el país asiático adoptaría "medidas más contundentes".

"Estudiamos de forma seria este incidente", ha afirmado el consejero nacional de seguridad surcoreano, Chung Eui-yong, a su homólogo ruso, Nikolái Patrushev. "Pido al Consejo de Seguridad de Rusia evaluar la situación y adoptar las medidas necesarias", ha destacado el responsable del país asiático. Según Seúl, se trata de la primera ocasión en la historia que un aparato militar ruso entra sin permiso en su espacio aéreo.

Además, la supuesta violación coincidió en el tiempo con la primera patrulla conjunta de larga distancia realizada por las fuerzas aéreas chinas y rusas sobre el mar de Japón, concretamente en la denominada Zona de Identificación Aérea CoreanaZona de Identificación Aérea Coreana (KADIZ, por sus siglas en inglés) un área establecida unilateralmente por Seúl alrededor de su espacio aéreo para poder salir al paso de los aviones intrusos que se acercan a su territorio antes de que la violación se haga efectiva. Dos bombardeos estratégicos rusos Túpolev TU-95M5 y dos aparatos chinos Xian H-6 penetraron en la KADIZ, lo que obligó a Seúl a enviar dos cazas F-16 a su encuentro. 

Desde Moscú, las autoridades rusas han negado que ninguno de sus aparatos hubiesen penetrado en el espacio aéreo de Corea del Sur aunque sí confirmaron que sus dos bombardeos realizaron "una patrulla conjunta" con China sobre "aguas neutrales" en el mar de Japón. Moscú, que no reconoce la KADIZ, ha aprovechado la ocasión para criticar las "maniobras no profesionales" realizadas por los cazas surcoreanos ante los Tupolev, que "no se comunicaron" con las tripulaciones rusas y "abandonaron" el lugar "tras lanzar bengalas", de acuerdo con un comunicado emitido por el Ministerio de Defensa. Respecto al incidente con el avión de alerta temprana Beriev A-50, Rusia ni siquiera se ha molestado en mencionarlo en su respuesta a Corea del Sur. El Ministerio de Exteriores de China, por su parte, se ha limitado a recordar que sus dos aviones no entraron nunca en el espacio aéreo de nadie y que en esa zona existe libertad de navegación aérea

Te puede interesar

Inquietud en Seúl, Tokio y Washington

Al margen de la tensión provocada por el encontronazo ruso-surcoreano, la materialización de la primera patrulla aérea conjunta de larga distancia entre China y Rusia en la región de Asia-Pacífico provocará a buen seguro grandes dosis de inquietud, no solo a los países vecinos, como Japón y Corea del Sur, sino también a EEUU, su principal aliado. Moscú lleva ya tiempo intentando forjar lazos miltares más estrechos Pekín y la maniobra constituye una intensificación en toda regla en la cooperación militar bilateral. La misión pretende "profundizar las relaciones ruso-chinas", al tiempo que perfeccionar "las capacidades" de ambas aviaciones de "llevar a cabo operaciones conjuntas y reforzar la seguridad estratágica global", reza, en un indisimulado tono de satisfacción, una nota emitida por el Ministerio de Defensa ruso.