Ir a contenido

CRISIS EN EL GOLFO

Irán captura y condena a muerte a 17 iranís captados por la CIA

El anuncio se produce en plena escalada de tensión entre Teherán y Washington

Trump califica de "totalmente falsas" las informaciones de la inteligencia del Estado Persa

El Periódico

Momento de la captura del petrolero ’Stela Impero’ por parte de las fuerzas iranís. 

Momento de la captura del petrolero ’Stela Impero’ por parte de las fuerzas iranís.  / WANA REUTERS TV

En el marco de la tensión creciente entre Irán y EEUU y Reino Unido, la Inteligencia iraní ha anunciado la detención de 17 iranís a los que acusa de trabajar como espías para la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos. Alguno de ellos han sido ya condenados a muerte. Los detenidos formaban parte de una red de espionaje cibernético de EEUU que fue desmantelada por Irán hace algún tiempo, según revelaron el mes pasado las autoridades iranís.

La primera reacción del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no se ha hecho esperar. El mandatario ha calificado de "totalmente falsas" las afirmaciones de Teherán. "Los informes de que Irán ha arrestado a espías de la CIA son totalmente falsos, no hay ni una pizca de verdad", ha afirmado Trump. "Más mentiras y propaganda (como su avión no tripulado que fue derribado) presentado por un régimen religioso que está miserablemente en fallida y no sabe qué hacer", ha agregado. "Su economía está muerta y empeorará", ha escrito en un tuit

El jefe del antiespionaje del Ministerio de Inteligencia de Irán, cuyo nombre no es público, ha dicho en una rueda de prensa que aquellos que "habían colaborado consciente y deliberadamente (con la CIA)" fueron entregados al Poder Judicial y condenados a muerte o a "largas" penas de prisión. El agente indicó que los sentenciados a la pena capital, de los que no ofreció una cifra exacta, fueron encontrados culpables de "corrupción en la tierra", un cargo que la jurisprudencia islámica castiga generalmente con la horca.

Los 17 detenidos no estaban en contacto entre ellos sino que cada uno se comunicaba con un agente de la CIA, y eran empleados en "centros importantes del país", como por ejemplo nucleares, explicó el agente.

Promesa de visado

La CIA se acercó a los iranís en conferencias científicas celebradas en África, Asia y Europa o les contactó por las redes sociales e internet, prometiéndoles dinero y visados o residencia en EEUU. Los espías contaban con documentos de identidad falsos, que la CIA ha dado la orden de eliminar tras ser desmantelada la red de espionaje, según la Inteligencia iraní.

Todos estos nuevos datos han sido revelados después de que el pasado 17 de junio el secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán, Ali Shamjaní, anunciara que habían acabado con una red de espionaje cibernético. Shamjaní denunció que Estados Unidos tiene un largo historial de ataques cibernéticos contra otros países, incluido Irán, pero aseguró que las autoridades de Teherán han tomado las medidas necesarias para defenderse.

Un documental sobre el presunto espionaje de la CIA en Irán fue trasmitido en la televisión estatal iraní el lunes. Pretendía mostrar a un oficial de la CIA reclutando a un hombre iraní en los Emiratos Árabes Unidos.

Escalada de tensión

Las acusaciones de espionaje son comunes entre Teherán Washington. La tensión entre los dos países ha crecido desde que el año pasado EEUU decidiera retirarse de modo unilateral del acuerdo nuclear de 2015 y volver a imponer sanciones económicas a Irán. La tensión se ha extendido al Golfo Pérsico, donde en los últimos meses se han producido varios ataques a barcos, el derribo de drones y la captura el pasado viernes por parte de Irán de un petrolero británico. La semana pasada, Irán capturó a un petrolero británico en el estrecho de Ormuz después de que la Marina Real británica tomara un petrolero iraní el 4 de julio en el estrecho de Gibraltar.

El  ministro de Exteriores británico, Jeremy Hunt, tildó ayer de «piratería estatal» la retencion del petrolero británico por parte de las autoridades iranís y abogó por la creación de una entidad liderada por Europa que tenga como misión proteger y garantizar los barcos que naveguen por el Estrecho de Ormuz.