Ir a contenido

LA ENCRUCIJADA DEL REINO UNIDO

La UE mantiene el pulso y reitera que no habrá renegociación del 'brexit'

Los dirigentes europeos multiplican los mensajes ante la sucesión esta semana de la primera ministra Theresa May

Silvia Martinez

Ursula von der Leyen durante su discurso en el Parlamento Europeo, en Estrasburgo.

Ursula von der Leyen durante su discurso en el Parlamento Europeo, en Estrasburgo. / JEAN-FRANÇOIS BADIAS (AP)

Puede que cambien los actores protagonistas, tanto en la escena política británica como en la europea, pero el resultado es y seguirá siendo el mismo: el acuerdo del 'brexit' no se renegocia y, salvo nuevo aplazamiento, el Reino Unido saldrá del club el próximo 31 de octubre. Así lo han repetido durante meses los dirigentes europeos con la todavía primera ministra Theresa May como interlocutora y lo siguen repitiendo a días de que el Partido Conservador elija sucesor y haya traspaso de Gobierno. 

“El acuerdo de retirada en el acuerdo de retirada”, ha vuelto a recordar este viernes la cancillera alemana, Angela Merkel, desde Berlín. “Trabajaremos con el nuevo Gobierno británico para conseguir un ‘brexit’ justo y ordenado, pero el acuerdo de retirada no se renegocia”, ha avisado desde Bruselas el ministro de Exteriores irlandés, Simon Coveney, poco antes de entrevistarse con el negociador jefe de la UE, Michel Barnier.

Voluntad real

Los dos candidatos que compiten por el liderazgo del partido de los 'tories', el favorito y archiconocido Boris Johnson y el jefe de la diplomacia británica, Jeremy Hunt, han indicado su intención de renegociar el acuerdo antes del 31 de octubre, la nueva fecha de salida pactada por los 28 tras el aplazamiento –la fecha de salida original era el 29 de marzo- acordado a mediados de abril. Una fecha que muchos en Bruselas estarían dispuestos a retrasar de nuevo si la voluntad de encontrar una salida a la crisis del ‘brexit’ fuera real.

Entre ellos, la presidenta electa de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, que sustituirá al luxemburgués Jean-Claude Juncker el 1 de noviembre. “No queremos un ‘brexit' duro. No será bueno para ninguna de las partes. Tenemos un buen acuerdo de salida”, recordaba esta misma semana tras ser elegida la presidenta del Ejecutivo comunitario durante una votación muy ajustada en la Eurocámara.

¿Hacia una salida caótica?

Ese es el escenario, sin embargo, que ha cobrado más fuerza en los últimos meses. Johnson ha prometido en campaña ejecutar el ‘brexit’ dentro tres meses de forma caótica -lo que significa sin periodo de transición posterior- si los 27 no aceptan renegociar el trato y en Bruselas están dispuestos a aguantarle el pulso. “El acuerdo negociado con el Reino Unido es la única forma de lograr un ‘brexit’ ordenado. También es la mejor forma de empezar el trabajo conjunto sobre la nueva relación entre la UE y el Reino Unido”, ha advertido Barnier, cuyo equipo negociador sigue a la espera de conocer al sucesor de May para retomar los contactos pero sin fecha fija. “No conocemos sus intenciones ni cuándo pedirán una reunión. Estamos a la espera”, aseguran fuentes de su entorno.

En todo caso, Bruselas considera que un ‘brexit’ caótico no supondrá ninguna ventaja para el Reino Unido, que ante un futuro acuerdo comercial con la UE tendrá que cumplir determinadas condiciones: respeto a las obligaciones financierassolución para la frontera entre Irlanda e Irlanda del norte que preserve el acuerdo de Paz del Viernes Santo y protección de los derechos de los ciudadanos. “Está claro que una retirada sin acuerdo tendría un impacto económico muy negativo y que ese impacto sería proporcionalmente mucho mayor en el Reino Unido que en los 27”, señala el último informe de contingencia publicado por la Comisión Europea.