Ir a contenido

TENSIÓN EN ORIENTE PRÓXIMO

Irán anuncia la captura de un petrolero británico y retiene a otro con bandera de Liberia

Teherán afirma que el buque británico ha violado la ley marítima internacional

Begoña Arce

El buque petrolero ’The British Heritage’ salía del golfo Pérsico hacia el Estrecho de Ormuz

El buque petrolero ’The British Heritage’ salía del golfo Pérsico hacia el Estrecho de Ormuz / CENGIZ TOKGOZ (REUTERS)

Las autoridades de Irán capturaron el viernes dos petroleros, uno de ellos, una de ellos de bandera británica, que circulaban por aguas internacionales por el estrecho de Ormuz, en el Golfo Pérsico, una ruta de vital importancia para el tráfico de crudo.  El 'Stena Impero', con 23 tripulantes a bordo, se dirigía hacia un puerto en Arabía Saudí, cuando obligado a poner rumbo Norte, hacia las costa iraníes. Según la Guardia Revolucionaria el petrolero ha sido confiscado, “por no seguir las regulaciones marítimas internacionales”. Un segundo petrolero, bajo bandera de Liberia, pero operado al parecer por los británicos, también fue capturado y obligado poner rumbo a Irán después pasar el estrecho de Ormuz, unos cuarenta minutos después de la confiscación del primer barco. Sin embargo, este último buque habría sido autorizado a seguir con su navegación hacie el puerto de destino.

 Comite de Seguridad Cobra 

“Estoy enormemente preocupado por la captura de los dos barcos por las autoridades iraníes”, declaró el ministro de Exteriores, Jeremy Hunt, quien se disponía a participar en una reunión del comité de Seguridad Nacional, Cobra. “Vamos a revisar todo lo que sabemos y lo que podemos hacer para liberar rápidamente los dos barcos”. Hunt condenó lo ocurrido. “Estas capturas son inaceptables. Es esencial que se mantenga la libertad de navegación y que todos los barcos puedan moverse con seguridad y libertad en la región”, indicó el ministro. El ministerio de Defensa por su parte trataba también de “obtener urgentemente información” sobre el incidente.

Represalia

La tensión entre el Reino Unido e Irán aumentó después de que los Royal Marines británicos confiscarán el 4 de julio el “Grace 1”, un barco iraní en Gibraltar, sospechoso de transportar petróleo para ser refinado en Siria, violando así las sanciones impuestas al régimen de ese país por la Unión Europea. Este nuevo incidente se produce el mismo día en que la Corte Suprema de Gibraltar extendió por treinta días el periodo de detención del petrolero. El líder supremo de Irán, Alí Jamenei, calificó el martes lo ocurrido en la Roca de “acto de piratería marítima” y advirtió que su país respondería al Reino Unido, “en el momento adecuado”.  El presidente de Estados Unidos, Donald Trump anunció que se pondría en contacto con las autoridades británicas, para hablar de la escalada de la crisis internacional. La Casa Blanca emitió un comunicado indicando que “Estados Unidos continúa trabajando con nuestros aliados y socios en la defensa de nuestra seguridad e intereses contra el maligno comportamiento de Irán”.