01 oct 2020

Ir a contenido

un tulipán de 300 metros de altura

El alcalde de Londres para el proyecto del rascacielos 'The Tulip'

Sadiq Khan ha rechazado el diseño "de calidad insuficiente" del equipo del arquitecto Norman Foster porque "dañaría el 'skyline' de la ciudad"

Reuters / Londres

Proyecto del edificio ’Tulipán’ para la City de Londres. / FOSTER & PARTNERS

El alcalde de Londres, Sadiq Kahn, ha bloqueado los planes para construir una mirador de vidrio a 300 metros de altura en la capital del Reino Unido en una torre delgada con forma de tulipán, de ahí su nombre 'The Tulip', diciendo que tendría un beneficio público limitado y dañaría el 'skyline' de la ciudad. El diseño del rascacielos, obra de la compañía del arquitecto británico Norman Foster, no se ha considerado lo suficientemente bueno. 'The Tulip' (El tulipán) sería el segundo edificio más alto de Europa occidental.

"El alcalde tiene numerosas dudas sobr eel proyecto y, después de haberlo estudiado en detalle, ha rechazado el permiso para un plan que cree que resultaría ser de un beneficio público muy limitado", ha dicho el portavoz de Sadiq Khan. "En particular, cree que el diseño es de calidad insuficiente para un lugar tan importante, y que la torre dañaría el 'skyline' de Londres y afectaría las vistas de la cercana Torre de Londres, patrimonio mundial". Los diseñadores del proyecto 'The Tulip' han mostrado su decepción por la decisión de Khan y porque creen que el edificio generaría beneficios económicos.

El grupo se ha negado a comentar si presentaría un sideño revisado para hacer el edificio, y ha dicho que se tomarán un tiempo para considerar sus próximos pasos. Las autoridades de planificación en el distrito financiero de la City de Londres en abril recomendaron que el edificio, que recibió su nombre debido a que el diseño muestra un edificio delgado cubierto por una bombilla de vidrio, debe recibir permiso de planificación.

Financiado por el multimillonario brasileño Jacob Safra, el edificio habría tenido, además de una plataforma de observación de vidrio, unos miradores giratorios exteriores parecidos a una noria. La construcción estaba prevista para comenzar el próximo año y terminar en el 2025. El grupo de patrimonio Histórico de Inglaterra, crítico con el diseño, ha celebrado la decisión. El grupo ha dicho en un comunicado que la propuesta habría causado un daño permanente e irreversible en el 'skyline' de Londres.
 

Temas Londres