Ir a contenido

EL PERIFL

Von der Leyen: Una devota de Europa

La política alemana, madre de 7 hijos, es una firme defensora de una suerte de Estados Unidos de Europa

La nueva presidenta de la CE defiende la igualdad de género, el matrimonio gay y la integración de los migrantes

Víctor Vargas Llamas

Ursula von der Leyen, candidata a presidir la Comisión Europea, durante un discurso en la Eurocámara.

Ursula von der Leyen, candidata a presidir la Comisión Europea, durante un discurso en la Eurocámara. / VINCENT KESSLER (REUTERS)

Los siete hijos de la dirigente alemana Ursula von der Leyen, la nueva presidenta de la Comisión Europea, denotan un indiscutible institnto maternal y familiar que es un también un rasgo inherente en su prolífica carrera política. No en vano, la actual ministra de Defensa del Ejecutivo de Angela Merkel lleva largos años apostando por el proyecto de una gran familia europea. "Mi gran objetivo es el de los Estados Unidos de Europa, siguiendo el ejemplo de estados federales, como Alemania, EEUU o Suiza", exponía la dirigente de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) Der Spiegel hace ocho años. Y, una vez más, sintetizaba esa insólita capacidad para mezclar la faceta personal con su perspectiva ideológica: "No imagino la Europa de mis hijos o mis nietos como un conglomerado de estados que van por libre, atrapados por sus intereses nacionales".  Credenciales consolidadas con el paso de los años, que le han valido para que la prensa alemana la identifique como "súper madre" y que demuestran que sus palabras hoy no son un mero alegato oportunista.

Von der Leyen es una persona curtida en las tablas políticas, en las que ya se ha desempeñado como ministra de Tercera Edad, Mujeres y Juventud (2005-2009) y titular de Trabajo y Asuntos Sociales (2009-2013) antes de que Merkel la convirtiera en la primera mujer al frente de Defensa. Una decisión que confirmaba la fe de la cancillera en esta médica de profesión, alentando los rumores que la señalaban como su posible sucesora en el Ejecutivo alemán.

Su europeísmo innegociable tiene guiños ya en las primeras etapas de su vida. Nacida en Bélgica en 1958, estudió en la Escuela Europea, un destino académico habitual para los hijos de los funcionarios de la UE destinados en Bruselas y que le permiten domina el alemán, el inglés y el francés. Comenzó los estudios de Economía en Alemania, pero el asesinato del presidente de la patronal Hanns-Martin Scheleyer en un atentado en 1977, hizo que su padre, dirigente de la CDU decidiera trasladarla a Londres, con un nombre falso y bajo protección policial. En 1980 decide cambiar su orientación académica e inicia la carrera de Medicina, que concluyó en 1987. Durante cinco años trabajó como médica asistente en Hannover. En ese punto, hizo un parón de cinco años para dedicarse a cuidar a las mellizas que acababa de alumbrar, para después reanudar su carrera como doctora.  

Sin concesiones con el 'brexit'

Von der Leyen es una política con personalidad, que muestra sus opiniones sin ambages. Lamentó el resultado del referéndum sobre el brexit y criticó las fake news con las que las fuerzas populistas manipularon a los votantes, pero ni siquiera justifica en su opinión la celebración de una segunda consulta, como propone el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

La dirigente es una firme defensora de la igualdad. Lo ha demostrado al propugnar la necesidad de habilitar mecanismos para superar la brecha de género, defender el matrimonio homosexual. Un progresismo criticado desde ciertos sectores de su partido, pero que no le frenan tampoco en su decidida defensa de los inmigrantes. Incluso acogió un refugiado sirio en el 2014, una de las "experiencias más enriquecedoras" de su vida, según dijo. "Hay tantos migrantes que quieren llegar a Alemania y hacer algo constructivo que deberíamos apoyarles para que se integren o que vuelvan a países como Siria y contribuyan a su reconstrucción".